• Calles de Betanzos

    La calle de Sobre la Muralla y la casa de la Mina

    4 diciembre 2013 • Blog

    Actual "casa de la Mina", fachada principal a la calle de La Ribera.Actual "casa de la Mina", fachada posterior a la calle de Sobre la Muralla.El adarve de la muralla de la ciudad de Betanzos, orientado al norte y al nordeste (es decir la sección comprendida desde la muralla de cierre del ex-monasterio de San Francisco hasta la desembocadura de la calle de doña Mencía“, más tarde calle de los Sombrereros y calle de los Plateros), estaba dividido en cuatro tramos, con otras tantas denominaciones.

    Comenzaremos desde los soportales hasta la Puerta del Puente Viejo, como una continuidad de la calle de doña Mencía. El segundo desde dicha puerta hasta la altura del desaparecido Alfolí Real, situado extramuros, entre el citado puente y una de las casas que los señores de Bañobre poseían en esta ciudad, que se llamaba calle de sobre el Alfolí. Un tercero que llegaba hasta la Casa de la Mina, número ocho de la “calle del Alfolí”, que conformaba la “calle de Sobre la Muralla”, y por último el que desde este edificio discurría hasta la muralla de los frailes menores, Puerta del Pay Fermoso en medio, denominado “calle de sobre el Pai fermoso” hasta el siglo XVI, y también calle de los Armeros“.

    Es de general conocimiento que el Concejo de Betanzos, con el fin de incrementar sus recursos o Propios, permitiría el arrimo de casas a la muralla en calidad de foro, mediante el pago de un canon o renta anual, de manera que paulatinamente y hasta bien entrado el siglo XIX  llegaría a ocultarse su parte exterior casi por completo (a excepción del Valdoncel), aunque con la salvedad de que los edificios no podrían superar el antepecho. Lo que traducido al área que nos ocupa, permitiría el paseo por el adarve sin impedimento alguno, bien constructivo o que privase la visión hacia extramuros.

    A partir de finales del siglo XVIII y hasta los años sesenta del pasado siglo, el ayuntamiento consentiría la construcción de pisos altos, que no se limitarían a la apertura de puertas y ventanas hacia intramuros, si no que se apropiarían del terreno público del adarve derribando los antepechos, según recordamos ejecutar enfrente del taller de sellas de don Luis López Cagiao y de la mueblería y funeraria “Tucho”, propiedad de don Antonio García Vázquez, conocido por Lobeiras, en el tramo de la “Calle de sobre la muralla”, y establecimientos cerrados a toda actividad.

    Un buen ejemplo lo tenemos en el año 1834, en el que Francisco Pérez Tarabelo presentaba una instancia en el ayuntamiento, en solicitud de permiso para la construcción de una casa en la calle del Alfolí nº 8, sobre el terreno de una bodega pegada a la muralla, que había sido caballeriza de nuestro antepasado don Antonio Freire de Andrade y Sotomayor(s. XVI), y posteriormente cochera del Marqués de Mos (s.XVIII), conocida como Casa de la Mina y en la que recordamos habitaba su propietario don Ramiro de la Mina (actual nº 40 de la calle de la Cerca, antigua calle de los Armeros), que no ha de confundirse con la que habitaba don Manuel Crespo Corral (nº 34), contratista oriundo de la aldea de Lapido (Irijoa), quien era conocido como “Manolo de la Mina”, en razón de un negocio abierto con el nombre de La Mina en el edificio donde habitaba.

    Pues bien, sobre dicha instancia se daría cuenta en la sesión municipal del 22 de agosto de 1834, haciendo constar que el sobredicho:

    “…que en la Calle del Alfoli frente al Cuartel de Milicias de esta ciudad, tiene una Bodega que en algun tiempo sirbió de Cochera del Sr.Marqués de Mos, la cual tiene determinado alzar y construir en ella una Casa formal en aumento de la poblacion, dandole entrada por la Calle de Sobre la Muralla, por hallarse arrimada a la misma muralla y cuyo arrimo esta pagando en pension cada año a los Propios y Arbitrios de este Ilmo Ayuntamiento…”.

    Los vecinos del inmueble no tardarían en presentar alegaciones, como lo haría don Miguel María Gómez, Tercianista Mayor de Tabacos, el 4 de octubre siguiente, en razón a que dicha solicitud:

    “…por la que pretende agregarse el Terreno de la parte superior de su edificio fronterizo con la casa de la parte de arriba y Calle de Sobre la muralla, con la ambición idea de abrir por aquella parte entrada y servicio que no tiene ni nadie puede concederle…”

    Entre idas y venidas, encontramos a don Antonio José Rodriguez, Secretario del Ayuntamiento quien, el 7 de diciembre de 1837, certificaba la inspección efectuada por los peritos, en la que, entre otros extremos, se referían a la existencia de una mina:

    “…observaron que en la muralla de la Ciudad á la cual se halla arrimada la Nueba Obra, sirviendole de pared trasera a muy poca altura del pabimento hay una abertura tapada con piedras de Canteria fabrica de silleria, y en el Zentro un machon saliente, en el que esta grabado un R mayúscula con una corona Rl.(Real), cuyo sello es publico y notorio pertenece a una Mina que cruza la referida obra de Norte a Sur y tiene termino a las Orillas del Rio Mandeo…” (Archivo Municipal Betanzos. Pleitos. Caja 3.581, folio 100, sin catalogar).

    Posteriormente el señor Tarabelo, reclamaría las costas generadas por el pleito a los firmantes de la denuncia, don Juan Díaz, el mencionado don Miguel María Gómez, don Pedro de Castro y Noche y don Feliciano Vicente Faraldo.

    Próximamente retomaremos el tema, calle por calle, con abundosa documentación, con el fin de proseguir en el estudio del genuino nomenclátor de la ciudad de Betanzos.