• Enajenación por la Corona del oficio de Procurador General de Betanzos en el siglo XVII ( y VIII )

    4 marzo 2024 • Blog

    Romería de Fray Pedro en Santa María de Ois, al mediodía del 4 de mayo de 1930. Foto de F.J. Martínez Santiso, original del archivo del autor.

    Según hemos tratado en la entrada III del presente trabajo, la adquisición del oficio de Procurador General de la ciudad de Betanzos efectuado a La Corona por el fontanero Juan de Medal Castrejón, el 19 de marzo de 1646, no llegó a ejercerlo por cesión que hizo a favor del Capitán don Jerónimo de Parga y Gayoso, con alternativo domicilio en la aldea de Castrillón, parroquia de Santa María de Ois, y en Santa Cruz, de la jurisdicción de Miraflores, quien tampoco lo haría por la negativa de la Corporación a darle la posesión. y ante el derecho de tanteo planteado por la Justicia y Regimiento y el Común de vecinos ante La Real Audiencia del Reino de Galicia y el Real Consejo. Seguidamente vamos a presentar algunos datos genealógicos sobre dicho adquirente y Capitán.

    El Comisario don Pedro Sánchez de Puga fue el padre de don Pedro Sánchez de Parga, Alférez de Su Majestad, además de don Pedro, don Jacinto y doña Isabela Sánchez de Parga, tras quedar viudo tuvo con Inés Pérez una hija natural llamada Francisca Sánchez (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 962, folio 37, del escribano Pedro de Lago Alemparte del número de Betanzos), y con su segunda mujer Isabel de Fuentes a don Francisco Sánchez de Parga y Gayoso, Alférez de Infantería en Flandes, que casó don doña Felipa Carmoe, de nacionalidad flamenca, con la que tuvo a don Alejandro Sánchez de Parga y Gayoso, que contaba doce años de edad en 1699 y huérfano de padre (Ibídem.Protocolo 964, folio 56). En segundas nupcias dicho don Pedro Sánchez de Parga, vecino de Santiago de Ois y residente en Betanzos, casó con doña Dominga de Prabio, viuda del escribano Pedro de Anxeriz Becerra, vecino de La Coruña, con el había tenido por hija a María de Anjeriz, y quienes procrearon a don Jerónimo de Parga y Gayoso, que casó con su prima doña Magdalena de Gayoso y Luaces, y a don Antonio de Gayoso y Parga, Abad de Santa María de Mántaras y de la feligresía de Churío (Ibídem. Protocolo 705, folio 38, del escribano Andrés Lorenzo de Caamaño del número de Betanzos).

    La señalada doña Magdalena de Gayoso y Luaces, era hija de don Fernando Ares (o Arias) de Gayoso, Regidor de La Coruña y de su mujer doña Mayor Patiño de Luaces, quienes también tuvieron otra hija llamada doña Jerónima de Parga y Gayoso, natural del Puerto de Santa Cruz en Miraflores (actual ayuntamiento de Oleiros), que casó don don Juan Fajardo de Andrade, dueño y señor de la Casa y Pazo de Montecelo en la feligresía de San Pantaleón das Viñas, en Las Mariñas de Betanzos (actual ayuntamiento de Paderne), y otorgó sus últimas voluntades, en estado de viuda, en San Pantaleón, el 16 de enero de 1653, en la que dispone su entierro en San Francisco de Betanzos, en una de las dos sepulturas que allí posee la Casa de San Pantaleón. Manifiesta en dicho testamento que tenía una casa en La Plaza Mayor  (Calle de la Plaza nº 9) de Betanzos, en la que vivió el boticario Fernando de Cerdido Fajardo (En nuestra obra Morfología Urbana de Betanzos-Intramuros-Aproximación Documental. Tomo I, página 170, edición propia 2023), y de su matrimonio quedaron don Fernando de Andrade Fajardo, doña Gregoria de Andrade y Castro, doña Isabel de Castro, doña Antonia de Andrade, doña María de Castro y Andrade y doña Ángela María de Castro «… que oy biben sin otros que se murieron…», y ordena que sus hijas «… sean monjas atento no tienen hacienda para tomar otro estado…» , y para ello se vendan propiedades no vinculadas en Ortigueira, en el Burgo y en San Martín de Andeiro. También hace constar que es patrona de la Capilla del Cristo en San Francisco de La Coruña, fundada por el Regidor Vasco Rodríguez de Gayoso su abuelo, y asimismo añade, entre otras curiosidades, que su marido dispuso entregar trescientos reales como ayuda para pintar el retablo de la Capilla Mayor de la iglesia de San Pantaleón das Viñas (Ibídem. Protocolo 263, folio 70, del escribano Pedro Manzanas y Moscoso del número de Betanzos).

    El Capitán don Jerónimo, tuvo  un hijo natural llamado Manuel de Gayoso, y con su mujer doña Magdalena procrearon a doña María Josefa Úrsula de Parga y Gayoso, vecina de Santa María de Vigo, y a don Pedro Jacobo de Gayoso y Parga, vecino de Betanzos, de la que fue Regidor, Procurador General en 1670  (Archivo del Reino de Galicia. Real Audiencia. Legajo 21.470/1) y Teniente de Corregidor de la misma en 1688, que casó con doña Josefa Antonia de Aguiar y Cadorniga, y heredero universal de su tío el presbítero don Antonio de Gayoso y Parga.

    Por su parte doña María Josefa Úrsula de Parga y Gayoso casó con don Francisco de Castro y Tovar, dueño y señor del Pazo de Villagudin en Santa María de Vigo, y procrearon a don Andrés de Castro y Tovar que casó con doña Tomasa Bugueiro y Parga, y tuvieron por hijo a don Manuel Antonio de Castro y Tovar, sucesor del vínculo y mayorazgo fundado por el Regidor Domingo de Castro y Álvaro Pulleiro Mosquera y Tovar (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 761, folio 84, del escribano Antonio de Villameá y Castro del número de Betanzos). La partición de la herencia del Capitán don Jerónimo entre sus hijos, doña María Josefa Úrsula, viuda, y su hermano don Pedro Jacobo, como herederos universales, se inició con el reparto de los bienes muebles el 24 de enero de 1691, por ante el escribano Juan Sánchez Roel del número y ayuntamiento de Betanzos, y continuó el 14 de mayo de 1700 con la partija de su gran capital en bienes raíces, entre los que se encontraba la Casa de Castrillón en Santa María de Ois con su Torre, 1/6 de los bienes adquiridos que destinó a su hijo natural Manuel de Gayoso, y la mejora que a favor de su padre le había dejado su abuelo el Comisario don Pedro Sánchez de Puga (Ibídem. Protocolo 866, folio 29, del escribano Juan Méndez del Corral del número de Betanzos).

    A la hora de otorgar sus últimas voluntades el Capitán don Jerónimo de Parga y Gayoso, en Betanzos el 14 de marzo de 1651 (Ibídem. Protocolo 331, folio 80, del escribano Domingo de Amenedo del número y Ayuntamiento de Betanzos), dispone que se le haga entrega a su primo don Antonio de Parga de quinientos reales que le prestó cuando dejó la Compañía, para la compra del oficio de Procurador General de la ciudad de Betanzos, y manda que se le paguen con cargo a sus bienes, entre los que se encontraban de su estado de soltero el lugar de la Torre de Cerdelo con su vasallaje, el vasallaje de la Folgorosa y un largo etc. Poco después, el 25 de junio de 1657, siendo vecino de la parroquia de Santa Eulalia de Lians (Santa Cruz, Oleiros), le arrienda en Betanzos al labrador Roque de Meixigo una plaza o solar de casa sita en la calle de la Puerta del Hórreo (En nuestra obra Morfología Urbana de Betanzos de los Caballeros-Intramuros-Aproximación Documental, Tomo I, página 553, edición propia 2023).

    En la biografía del Capitán don Jerónimo de Parga y Gayoso, es significativo y relevante el haber sido el padrino de Pedro Manzanas del Corral, hijo de Catalina del Corral y de su segundo marido Pedro Manzanas Ulloa, nacido en la aldea de Castrillón el 23 de abril de 1642, y bautizado el siguiente 3 de mayo en la iglesia parroquial de Santa María de Ois. Al quedar huérfano en plena infancia, su padrino le facilitó trasladarse a su domicilio de Betanzos con el fin de favorecer su formación y estudios en la Cátedra de Latinidad (Ibídem. Tomo II, página 961), un apoyo que habría de revertir en su favor al convertirse en profesor de su propio hijo don Pedro Jacobo de Gayoso y Parga. En el futuro ingresaría en la Orden de Santo Domingo con el nombre de Fray Pedro de Santa María y Ulloa, y popularmente conocido como Fray Pedro Manzanas, quien desarrolló su fehaciente labor pastoral en España y América como propagador del Santo Rosario, lo que le valió ser considerado como el apóstol del Rosario, y fallecido en » olor de santidad » en Sevilla el 6 de agosto de 1690. Su prestigio de santificador fue la motivación para que los tres domingos siguientes al de Pascua de Resurrección de todos los años y desde el siglo XVIII, se celebre en la iglesia de Santa María de Ois la romería en memoria de tan venerable dominico, a la que acuden multitud de devotos con ofrendas a pedir su intercesión ante el Todopoderoso en remedio de su cuerpo y alma, y donativos en especie que al final de la jornada se materializaban en pública subasta en el exterior de la puerta principal del santuario. Sin lugar a dudas se trata de la romería más singular de Las Mariñas de Betanzos.