• Calles de Betanzos

    La antigua calle de los Sombrereros

    3 julio 2014 • Blog

    La Calle de los sombrereros, el el tramo del adarve de la muralla. Principios del s.XX (Archivo del autor).Nos despedíamos de la calle de Doña Mencía, así denominada desde el siglo XV por lo menos, una vez comprobado que a lo largo del siglo XVII se convertiría en la calle de los Sombrereros, seguramente por haberse instalado en ella algunos maestros y oficiales de este oficio, y que serían el colectivo profesional preponderante en dicho tiempo, como lo habían hecho Francisco Rodriguez y Úrsula Yañez, su mujer, con anterioridad al 6 de noviembre de 1633, fecha en la que declaraban haber vendido su casa al mercader Alonso García de Carballido. (Vid. Entrada Compra de peluca cabruna por un sombrerero).

    El 26 de febrero de 1633, Marcos Budiño y Aguiar y Ana Fernández Pardo, su mujer, viuda del platero Domingo de Ugarcalde, quienes habían formalizado escritura de esponsales el pasado 27 de enero (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 313, folio 214, del escribano Domingo de Cernadas, del número de Betanzos), manifestaban:

    “…que por quanto Domingo Franco mercader vecino de dha ciudad avia dexado un pedaco de plaza en la Calle de los sonbrereros que por otro nombre se llama de dona mencia y que ace frente a Juan Lopez de Rinlo y casa que bibe y a la casa donde bibe el regidor Chanteyro que finco de Juan da Laxe platero…” (Ibídem. Folio 66).

    Se la vendían por diecisiete ducados al mercader Alonso de Carballido, colindante con la casa que le había adquirido a Ursula Yañez, viuda del sombrerero Francisco Rodriguez, según hemos señalado.

    La encontramos, sin compartir denominación, en una escritura de arriendo otorgada en Betanzos, el 11 de octubre de 1639, por la cual el sombrerero Domingo Rodriguez y Alonso Fernández, su fiador, se obligaban a satisfacer a Antonia Diaz, viuda de Domingo Diaz de Quiroga:

    “…ocho ducados de a once reales cada uno, son por raçon de qe en ellos tomo en arriendo el dho domingo Rssº la su cassa de la dha antonia diaz de la calle de los Sonbrereros desta ciud por un año qe corre desde oy dho dia asta ser fenecido. Con sus altos y el portal quedando la bodega libre…Los quales dhos ocho ducados a de pagar a la sobre dha los quatro dellos para once de abril del ano benidero…y los otros quatro pr once del mes de otubre de dho ano…[Firmado]. Domingos Rodriguez.[Rúbrica]. Como testigo. Fernan Pita Rebellon.[Rúbricas]. Por ante mi. [Firmado].Pedro de Cernadas.[Rúbrica].” (Ibídem. Protocolo 353, folio 63, de Betanzos).

    En el testamento del rico mercader Pedro Gómez de Brea, depositario del papel sellado, de cuyo estanco le debe dinero hasta el Corregidor, amén de numerosos empeños de otros dignatarios locales, otorgado en Betanzos por ante el escribano Domingo de Cernadas, el 29 de agosto de 1641, manifestaba que en unión con Isabel Fernández, su mujer:

    “…y adquirimos la casa que fabricamos en la Calle de los sonbrereros desta ciudad…” (Ibídem. Protocolo 317, folio 212).

    Quien por no tener descendencia instituía heredero a su primo Marcos de Budiño y Aguiar, casado con María (Ana) Fernández Pardo, hija del fallecido mercader Domingo Franco, quien había señalado por tutor, para ella y su hermano Antonio Franco, al cerero Juan González, cuyos bienes les fueron ocupados durante su curaduría por los herederos de este último, por lo que interesaba testimonio en Betanzos el 20 de mayo de 1633 (Ibídem. Protocolo 319, folio 240, del escribano Domingo de Amenedo, del número de Betanzos).

    El clérigo Pedro Patiño, cura y rector de Santa María de Cortiñan, como tutor de los hijos que quedaron de Blas García y María García, su hermana, arrendaba en Betanzos al sombrerero Antonio de Montaos, el 1º de febrero de 1646, la casa que sus pupilos tenían:

    “…en la Rua de los Sombrereros desta ciudad como la vibe y abita dho Antonio de Montaos la qual le arrienda con sus dos Altos y bajos bodega tienda entradas y salidas…” (Ibídem. Protocolo 375, folio 15, del escribano Esteban Paz Figueroa, del número de Betanzos).

    Otra transacción de la misma época, ampliaba la extensión de esta calle hasta las casas de la Calle de la Puerta de la Villa de Adentro y que llegaría a sobrepasar con la plazuela de los Sombrereros o del Horno. En el año 1645, el procurador del número Domingo Bermúdez, como administrador de su hijo Domingo Bermúdez de la Torre, le aforaba al sombrerero Antonio de Montaos una plaza de casa por no haber encontrado alarife para construirla de nuevo, puesto que se había quemado en el incendio de la ciudad del 18 de septiembre de 1616, delimitada:

    “…por la delantera en la Calle Real que ba desde la puerta Real desta ciudad para la Rua Trabesa y pescaderia della, segun antes dicha plaça fue casa con su alto y bajo segun la bibio Miguel de Leon escribano su suegro al que fue dada en dote con Dominga Gonzalez de la Torre abuela del dho su hijo y se quemó dha Casa en el ynçendio general desta ciudad de manera que no tiene ninguna teja, madera ni piedra mas de hestar rassa…” (Ibídem. Protocolo 258, folio 62, del escribano Pedro Manzanas de Moscoso, del número de Betanzos).

    El 18 de julio de 1649, el sobredicho procurador Domingo Bermúdez le vendía el dominio de la propiedad antecedente a Diego Martinez de Acevedo y a María Alvarez de Tineo y Bamonde su mujer, en la que se especificaba su ubicación:

    “…una plasa de tienda que tiene y esta sita en la cabeçera de la calle de los Sombrereros segun es propia y conoscida y testa y se demarca… por una parte en la casa de Pedro Mançanas escribano y por otra parte con cassa digo con plaza de casa del Rassionero Pedro Garcia de Bamonde vecino de la ciudad de Santiago y por la delantera en la calle publica que ba de la puerta desta ciudad a la Calle de los Sonbrereros della y por la trasera testa con la plassa de dho Pedro Garcia de Bamonde que al de presente lleba el dho Diego Martinez de Açebedo segun es conoscido por propia diezmo a Dios…” (Ibídem. Protocolo 389, folio 6, del escribano Juan Diaz Hermida, del número de Betanzos).

    También se prolongaba esta calle por su otro extremo hasta la Puerta del Puente Viejo. En La Coruña, el 10 de agosto de 1649, el mercader Gregorio de Liñeiro, vecino de Betanzos, como marido de Elena Sánchez, hija y heredera del sombrerero Juan González y de María González, sus suegros, otorgaba una escritura de cesión a favor del sombrerero Antonio de Corbal, avalado por su padre Juan Corbal, vecinos de Betanzos, de:

    “…La casa que esta en la cima dela muralla dela rua de los sonbrereros de dha Ciudad por muerte de dhos sus suegros…por que pagaba…dos reales y mº a la dha Ciudad…de fuero…” (Ibídem. Protocolo 871, folio 23, del escribano Benito Fandiño y Ocampo, del número de La Coruña).

    Esta casa se encontraba arrimada a la muralla, con su fachada al frente de la calle en el ángulo que se forma hacia la Puerta del Puente Viejo, lindante con la perteneciente a la Casa de Bañobre, propiedad de don Pedro Bermúdez de Castro.

    Este costado del adarve de la muralla, quedaba bien clarificado en la escritura otorgada por los patronos del Colegio de Huérfanas de San Nicolás de Bari, fundado por doña Úrsula Melendez de Tejeda, por la que aforaban la Casa del Torreón, de su propiedad, sita sobre la Puerta del Puente Viejo (Véase nuestro artículo Reforma de la puerta del Puente Viejo en el siglo XVII) a don Francisco Herce de Lago y Seixas, el 13 de septiembre de 1657, como mayor postor de la subasta realizada al efecto:

    “…que esta Sita sobre la muralla de la puerta de la puente biexa…Segun testa en la dha muralla por la parte del nordes y por la del bendabal aze frente a la Calle delos sonbrereros de la dha ziudad y Casas que quedaron De don Antonio Vermudez de santiso Difunto Vezino que fue de la ciudad de la coruña Y aora son de Don pedro Vermudez de castro su hixo…” (Archivo del Reino de Galicia. Legajo 19.750-64).

    El 17 de octubre de 1659, el sombrerero Antonio Diaz, Antonia Vázquez, su mujer, y Ana Gómez, viuda del mercero Pedro de Marzoa, le vendían por ciento sesenta y cinco ducados al licenciado Antonio Golpe, cura y rector de San Andrés de Obre y de Santa María de Souto:

    “…La su cassa que tienen y esta sita en la calle de los sonbrereros que se diçe de doña mençia de dicha ciudad, con su alto y vaxo sobrado vodega clavacion tienda y todo lo demas…y se demarca por un lado con cassa en que bive el licenciado Jacinto de Baamonde clérigo, y por otro que es a la parte de arriva con cassa que finco de Juan Lopez de rril difunto escribano que fue del numero de esta çiudad y açe frente a la dha calle y a la casa en que bive Andres Fernandez Vasconçelos y Juan Faraldo escribano, y por la trasera en donde tiene una puerta en la guerta que fincó del dho Juan Lopez de rril y a la muralla que se diçe de Juan garo y otras demarcaciones…” (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 308, folio 141, del escribano Domingo Diaz Hermida, del número de Betanzos).

    Continuamos en el descansillo de la cuesta de la calle, con casas al arrimo de la muralla que por extramuros topa en la calle del Hospital o de las Monjas, actual de la Fuente de Unta.

    Complementa la escritura antecedente, la propiedad situada en fianza de un censo de la cofradía de Nuestra Señora del Rosario a favor del señalado Andrés Fernández Basconçelos y de María de Baldés, su mujer, otorgado el 22 de mayo de 1663, entre otros bienes:

    “…la cassa donde al presente biben en esta ciudad y en la Calle de los sombrereros della la qual testa por la parte de arriba en Casa de Juan Faraldo scrivano y por la delantera en la calle que ba para la plaça y otras partes y ace frente a la casa que quedo de Pedro Gomez de Brea difunto que al presente la pose el Rector de la feligresia de San Andres de Obre y por la parte de avajo testa con plaça y cassa que quedo de don Antonio de Santiso que pose Felipe de Lamas…” (Ibídem. Protocolo 439, folio 108, del escribano Francisco Fernández de Neira, del número de Betanzos).

    La conjunción con la Calle de la Ruatraviesa, figura en una venta judicial de propiedades adquiridas por Don Fernando Faxardo de Andrade, vecino de San Pantaleón das Viñas, el 11 de agosto de 1656, y que sacaba a colación el 13 de febrero de 1668, a saber:

    “…Una casa cubierta con texado paredes y madera de traves sin estar cerrada por delante ni otro edificio ni trepadizo fincable del rrexidor Domingo Chanteriro Freire y Andrade difunto vecino que fue de dha ciudad, sita en la calle que llaman de los sonbrereros en ella que oy esta baca y de la forma rreferida y testa por una parte con casa de Don Isidro de Quiroga y Aguiar, y por otra con casa que finco del licenciado Rodrigo de Lago, y por la parte de adelante ace frente a la calle que llaman Traviesa y esquina de la cassa que bive Domingo Josephe Procurador que es de Don Francisco Bugueiro la qual a conprado judicialmente e se le a bendido…” (Ibídem. Protocolo 564, folio 59, del escribano Gregorio de Castro, del número de Betanzos).

    Según venimos observando, la situación de los edificios en la ciudad continuaba con numerosas carencias, todo ello como consecuencia de los incendios que había padecido, la falta de medios para su rehabilitación y la consiguiente inmigración generada.

    Seguidamente vamos a compartir una disputa mantenida entre los plateros Antonio Ares y Antonio de Castro, en razón a que el primero le había adquirido a Felipe de Lamas, en virtud de foro que a éste le había hecho Don Pedro Bermúdez de Castro, Señor de Bañobre, la casa situada en la calle del Hospital y contigua con la del segundo, y existían divergencias entre ambos en cuanto a la apertura de luces, y se ajustarían en la Pescadería de Betanzos, el 9 de noviembre de 1669, de forma que Antonio de Castro podría construir:

    “…y aga la dicha casa con sus frontespicio acia el Hospital y calle que viene de la fuente de unta de sobre la muralla Real que sube desde la puente bieja, rasgando las bentanas que pudieren corresponder conforme a la division que se yciere, y tanvien las pueda rasgar açia la Calle de los Sonbrereros como al susodicho le pareçiere y por la parte que ace frente al patin y plaza que queda al dho Antonio Ares a de tomar el dho Antonio de Castro una pared hasta el primer hestado y desde alli lo demas como le pareciere… Para lo qual se a de açer division… An de nonbrar maestres de alquiteria de la facultad, como desde luego de conformidad de entranvos nonbran a Pedro Martinez de Fonegra becino de dha ciudad, para que la parta y divida y se ponga marcos y mojones… Y lo mesmo a de azer el dho Antonio Ares de suerte que las dhas aguas an de caer acia la Calle que mira al hospital, y si acaso el dho Antonio de Castro quisiere echar para sobre de la Calle de los Sonbrereros alguna lo pueda azer…” (Ibídem. Protocolo 565, folio 41, del escribano Gregorio de Castro, del número de Betanzos).

    Pues bien, ya conocemos como se conformaron los edificios de viviendas que llevaban por foro de la ciudad el arrimo a la muralla, y que aprovecharían la coyuntura para apropiarse de ella hasta la Puerta del Puente Viejo, con apertura de ventanas y vertido de aguas a sendas fachadas.

    Llegamos al siglo XVIII, con una escritura que rememora una de las casas que los Bugueiro de Parga disfrutaban en esta ciudad. El 18 de julio de 1707, doña Agustina y doña Pascua Vaamonde Andrade y Figueroa, hijas de don Bitorio Bermúdez y de doña Margarita de Andrade Vaamonde y Figueroa, vecinos que fueron de Betanzos, beneficiarias del foro que su padre había recibido de don Diego Bugueiro de Parga y Vaamonde, vecino de Cortiñan, subforaban su pertenencia de:

    “”…la cassa en que bibieron y murieron en esta dha ciud y calle de los sombrereros que ace frente a dha Calle y espaldas al callegon que baja de la Ruatraviesa a la puente bieja y pr los lados testa en casas de los herederos de Andres destrada y casa de salbador garcia, y despues dho Don Diego Bugueiro bendio el directo dominio de dha casa a Dn Simon de Seijas presvitero vº desta ciud que lo compro pª Capilla que fundo Dn Baltasar seijas a qn se pagan çinco Ducados y medio de vellon en cada una año, la qual y mitad que en ella acen las dhas otorgantes…benden…a Juan Pas Gonzales platero vº desta ciudad… y Andrea Vazquez de Castro su muger…” (Ibídem. Protocolo 967, folio 49, del escribano Pedro de Lago Alemparte, del número de Betanzos).

    El mencionado callejón sería la primera travesía de la Rúa Traviesa, denominada de José Antonio Primo de Rivera durante la dictadura del General Franco, y actual rúa do Pastel.

    En este mismo lugar tenían su domicilio Manuel García Busto y María Josefa de Ponte y Andrade, su mujer, quienes en la feligresía de San Martin de Brabío,  el 28 de julio de 1719, situaban como fianza de la obligación que escrituraban:

    “…Una casa en que al presente biven los otorgantes sita en la calle Traviesa de dha Ciudad de Vetanzos, que por una parte testa con dha Calle y por otra con la que llaman de los sonbrereros y por otra con cassa en que bive Juan Paz Gonzalez, Platero, que hes propia diezmo a Dios…” (Ibídem. Protocolo 1.087, folio 44, del escribano Juan Sanchez Merelas y Fandiño, del número de Betanzos).

    En el litigio planteado entre Don Alonso Antonio de la Torre y el Marqués de Figueroa sobre la posesión de la Casa del Torreón, intervendría en el interrogatorio de la información el escribano Antonio Fernández de Soto, del número que ha sido de Betanzos y vecino de San Salvador de Bergondo, quien declaraba el 17 de marzo de 1726 que:

    “…la cassa del torrion sita enesta Ciudad y Calle de los sombrereros y aze frente a la puente Vieja ha sido libre y propia de Dª Ursula de menendez muger que fue de Juan de torres fundadora del colegio de guerfanas desta ciud y que entre ella y dho su marido la havian adquerido durante matrimonio no puede dicir de que personas solo si que havian sido de fuera desta Ciudad y la mesma notizia thubo que dha Dª ursula a su muerte dejo la referida Casa a Dª Ana de Tejeda su sobrina…” (Archivo del Reino de Galicia. Real Audiencia. Legajo 19.750-64).

    A mediados del siglo XVIII la cofradía del Santo Angel de la Guardia, tendría que discenir judicialmente la posesión de la casa en que habitaba Dominga Rodriguez Mosquera, viuda de Juan Viqueira Calviño, por cuya razón se procedía el 25 de junio de 1748 a la entrega de la misma a los apoderados de la mencionada cofradía:

    “…la Casa que contienen sita en la Calle que anteriormente llamaron de Dª Mencia y aora de los sombrereros y Plateros en que Bive la predha Dominga Rodriguez en la misma Ciudad de Betanzos…” (Ibídem. Real Audiencia.Legajo 477-7).

    Llegado el turno al Catastro de Ensenada, obra monumental sin parangón en el mundo de la época, se efectuaba el padrón de legos en la calle de los Sombrereros (Ibídem. Catastro de Ensenada. Libro 121 y sgtes. año 1750).

    Próximamente publicaremos el siguiente artículo sobre esta calle, en el que trataremos como su titularidad se iría derivando a favor de los Plateros.