• El contrato del reloj de San Francisco (1569)

    Publicado en Betanzos e a súa Comarca el 01/05/2000. Contraportada.

    In memoriam
    R.P. franciscano D. Gonzalo González, director espiritual y buen amigo.

    La construcción de relojes mecánicos en el periodo que nos ocupa, continuaba en manos de herreros y cerrajeros que al mismo tiempo ejercían de relojeros, por lo tanto se trata de oficios que los menestrales servían juntos, cuando menos hasta el siglo XVIII.

    En el año 1569, la ciudad de Betanzos ya debía de contar con reloj municipal instalado en la torre de su nombre o del Concejo, si nos atenemos a su disposición para financiar “un relox que la dicha çiudad a de dar hecho al monasterio de San Francisco desta çiudad”. La obra le sería encargada al “maestre Jeronimo, cerrajero vecino de la villa de Puentedeume”, con las estipulaciones señaladas en el siguiente contrato:

    “En la çiudad de Betanços a siete días del mes de março de mil y quinientos y sesenta y nueve años, en presençia de mi escribano publico e testigos paresçieron presentes, de una parte los señores Juan Vidal e Juan García de la Veçerra, rregidores publicos de la dicha çiudad, por si y en nonbre della y de los mas rregidores ausentes por quien se obligaron e prestaron caucion de rrato que abian por bueno lo por ellos hecho y contratado en esta escritura, e por virtud del poder a ellos dado por la dicha justicia e rregimiento, que paso ante mi escribano para lo ynfraescrito de que yo escribano doy fe, como patronos del ospital de Nuestra Señora Anunçiata desta dicha çiudad, e de la otra maestre Jeronimo, cerrajero vecino de la villa de Puentedeume, e hiçieron entre si el contrato y obligaçion seguiente: En que el dicho maestre Jerónimo, dende oy dia de la fecha desta escritura de contrato en quatro meses seguientes, a de açer y labrar y dar hecho y labrado toda la moniçion de rruedas, rrestullos, cadenas y adientes para un relox que la dicha çiudad a de dar hecho al monasterio de San Francisco desta çiudad, para la que dicha obra y adrerte nesçesario para el dicho rrelox a de açer bien labrado, rreçio y seguro, con toda perfeçion, a vista e parescer de oficiales del dicho ofiçio, de suerte y manera que no falte cosa alguna y que asentado con la canpana pueda serbyr y dar las oras. La qual dicha moniçion a de açer a destajo y a su costa y mision y traerla al dicho monasterio a su propia costa e rriesgo y ventura, y la a de asentar sobre la campana que para ello le an de dar puesta en el canpanario del dicho monasterio de San Francisco, de manera que la dicha çiudad y monasterio no le an de dar hierro, ni otro ningun serbiçio mas de darle asentada la canpana, en parte donde la dicha moniçion de rrelox pueda serbir con ella y asentarse buenamente y el dicho establado de madera para el dicho asiento, y por rraçon dello no a de aver ni llevar el dicho maestre Jeronimo mas de setenta ducados, pagos de esta manera, la terçia parte dentro de ocho días seguientes y las otras dos terçias partes acauada la dicha obra luego como la diera puesta en esta çiudad y es condiçion quel dicho maestre Jeronimo a de açer la dicha moniçion para que sirba en la canpana mayor que tiene el dicho monasterio de San Francisco, y tan rreçia y fuerte y de tal grandor y calidad que quebrando la dicha campana pueda servir y sufrir con rresponder a otra canpana mayor asta peso de dos quintales, sin sufrir dano ni peligro de quiebra la dicha monicion, y no lo aziendo y cunpliendo al dicho plaço de quatro meses, con dar hecha y acauada la dicha obra, que la dicha çiudad a costa del dicho maestre Jeronimo pueda traer ofiçiales que con toda brebedad la agan por mayor o menor preçio o conprar a su costa otra moniçion echa en qualquier parte destos Reinos… ansi lo acepto y se obligo de lo açer e cunplir… dio consigo por su fiador a Gonçalo de Paderne tonelero becino de la dicha çiudad que estaua presente… e para lo cumplir e pagar e aver por firme, los dichos señores rregidores obligaron los propios e rrentas de la dicha çiudad… e otorgan la presente carta de contrato e obligaçion en forma ante mi escribano y testigos… [Firmado]. Juan Vidal, Juan Garcia da Becerra, Jeronimo, Gonzalo de Paderne [Rúbricas]. Paso ante mi escribano. [Firmado]. Juan Perez Alvarez. [Rúrica].” (Archivo del Ilustre Colegio Notarial de A Coruña. 1569. Protocolo nº 1 del escribano de Betanzos Juan Pérez Álvarez).

    En la liquidación de cuentas de las rentas y propios de la ciudad, correspondientes al año 1577, presentadas por el mayordomo para dicho año Martin da Mariña, y en su nombre Pedro de Prol, su hijo, ante la Justicia y Regimiento el 14 de Mayo de 1578, figura el siguiente asiento:

    “Damas por descargo que pago a Pedro Albarez reloxero, tres mil maravedis que le pagaron e libraron por conçertar e aderezar el reloxo desta çiudad, que con ellos queda pago asta el mes de Julio deste ano de setenta e ocho anos, por libranza e carta de pago pasosele en quenta” (Archivo del Reino de Galicia. Legajo 9.541-61).

    Como acabamos de leer, en los propios de la ciudad se incluía una partida anual para el mantenimiento del reloj de la ciudad, que con el de San Francisco significarían los contrastes horarios de la población de Betanzos y de sus arrabales, con sonidos de badajos en sus campanadas, y no con músicas impuestas por una pretendida modernidad, mal entendida, sujetas a sistemas eléctricos, que desnaturalizan nuestra antiguas torres y campanarios.