• El Pasaje de Miño, del Pedrido y de la Ostreira ( II )

    23 enero 2021 • Blog

    En la citada escritura de arrendamiento del Pasaje de Miño, según era conocido en 1586, figura entre los testigos Alonso de Brañas, vecino de San Vicente de Moruxo (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 44, folio 403, del escribano Álvaro Fresco de Solloso, del número de Betanzos), quien por los avatares de la vida volvería a verse involucrado con dicho pasaje en el siguiente siglo. El caso fue que su hermana María de Brañas mujer de Álvaro Pérez, arrendatario y «pasaxero» de la Pasaje del Pedrido, vecina de la misma feligresía, se quedó viuda y continuó con su gestión como barquera o » pasaxera» hasta el lunes 15 de enero de 1629, en que padeció una bestial agresión por parte de uno de los viajeros.

    En el centro de la foto se encuentra el Castelo, tomada en 1963. Archivo del autor.

    En dicho día se encontraba María de Brañas con la lancha en «… el Puerto de dho Pasaje…» (Ibídem. Protocolo 1.556, folio 81, del escribano Juan Francisco de Curro Alemparte, del número de Betanzos, año 1748), es decir en la orilla de San Pantaleón das Viñas, y aparece el licenciado Saavedra (Entendemos que se trata de don Antonio Saavedra, por entonces procurador general de la villa de Pontedeume) con su cabalgadura para efectuar el traslado hacia la orilla contraria del Pedrido, y cuando dicha barquera se bajó para ayudar a subir el caballo se rompieron las riendas y se escapó, provocando la ira del licenciado que agarró un palo grande con el agredió brutalmente a María hasta dejarla malherida y con riesgo de perder la vida.

    Nueve días después, el 24 de enero de 1629, y a la vista de su empeoramiento, María de Brañas procede a otorgar sus últimas voluntades por ante el escribano Pedro Ares de Guntín, del número de Betanzos y vecino de San Pantaleón das Viñas, en el que entre otras mandas dispone:

    «… yten digo que podra aver como diez dias poco mas o menos que acen realmente fue el lunes quince deste mes de henero que andando yo en la pasaxe del Pedrido pasando la jente, bino hel  licdº (licenciado) savedra vzº (vecino) de puente deume de acia la dha Villa para pasar açia La Coruña y aviendo llevado la dorna en que pasava y el aviendose metido dentro della tomo las rriendas ala cavalgadura en que venia e yo sali fuera a que entrase y teniendole el sobre dho de las rriendas las qbranto y el cuartago dio a huir, y el biendo hesto arremetio a mi con un palo grande que se llama cruque de barco ferrado y me dio muchos golpes en mi Cuerpo asta que salto el hierro del palo, de que luego me salio cantidad de sangre por la boca y otras pts (partes) de que luego xamas me lebante de la cama por rrazon de lo suso dho ni me alle buena sino sienpre Peor y ansimº (asimismo) que si me muriere de esta enfermedad mi hijo y mi hermano le pongan ante la Justicia, Por lo suso dho (dicho) pues fue Causa de que yo me muera y sigan su Justª (Justicia) con el como vieren hes Justa.

    Yten dexo por cumplidores y testamentarios desta mi mdª (manda) y legatos en el contdºs (contenidos) a alonso da braña mi hermano y a Juan Perez mi Hijo legº (legítimo) E de alvaro Perez mi marido…» (Ibidem. Protocolo 229, folio 36, del escribano Pedro Ares de Guntín, del número de Betanzos).

    Dicho Alonso de Brañas, Juan da Riva y su hijo, mantuvieron otro pleito por ante el corregidor de Betanzos, a causa del robo de ovejas en el Pasaje del Pedrido (Archivo del Reino de Galicia. Real Audiencia. Legajo 3.948-24). Recordamos como se pasaban a diario y a bordo de embarcaciones las ovejas propiedad de don Salvador Sabín Mollón,  que habitaba en el vivero SABIO en la parte de San Pantaleón das Viñas, y en su bote «Moncho»,  y las de don Roberto Pernas Boutureira » El Cubano «, que también contaba con un vivero de almejas y de berberechos en el lugar del Pedrido, para pacer en el terreno formado por la progresiva colmatación de la Ría y por el aporte de lodos del señor Sabín, situado entre el Castelo y el Río Viejo, salvo en época de crecidas que quedaba cubierto por la pleamar, y actividad de los sobredichos que cesó tras su fallecimiento y sin continuidad por parte de los herederos.

    Don Salvador Sabín Mollón transporta las ovejas a bordo de su bote «Moncho» para pastar en el Castelo. Foto de Mariñán, publicada en el periódico Betanzos e a súa Comarca en julio de 1994.

    Transcurridos diez años, el Pasaje del Pedrido se encuentra igualmente arrendado y gestionado por Inés de Ponte «pasaxera», que habitaba en «… la casa de la Pasaxe…». En Betanzos el 14 de julio de 1639, fray Benito de Rivadeneira, prior de San Salvador de Bergondo, se hace con la casa del Pasaje del Pedrido que era propiedad de Pedro Méndez Patiño, por impago de un censo que le había otorgado dicho priorato, y proceso que sigue el monasterio de San Martín de Santiago, al que se hallaba agregado desde 1509, que procede a su arrendamiento «… y postor a la casa de la Pasaxe sita en dicho coto en que al presente bive Ines de Ponte pasaxera…» (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 362, folio 139, del escribano Antonio Rodríguez Roel, del número de Betanzos). De primer matrimonio Inés de Ponte había estado casada con Jácome Crespo, y en segundas nupcias con el labrador Juan de Ponte, con el que tuvo a Juan de Ponte el mozo, quien el 20 de enero de 1654 estaba nombrado curador de sus hermanos Juan y Jacinto de Ponte, por fallecimiento de sus padres (Ibídem. Protocolo 394, folio 17, del escribano Juan Díaz Hermida del número y ayuntamiento de Betanzos).

    Según se ha podido observar, la intervención de la mujer en el Pasaje del Pedrido no siempre era casual, aunque sí esforzada y en ocasiones hasta peligrosa.