• Nuevo ábside para San Pantaleón das Viñas en 1799 (III)

    29 octubre 2016 • Blog

    La procesión de San Pantaleón el 27 de julio de 1980, discurre por el entorno de la iglesia y del Pazo de Montecelo. Óleo del artista Manuel Anido, 2014.Una vez otorgado el contrato para las obras de rehabilitación de la iglesia de San Pantaleón das Viñas, formalizado entre los vecinos y el maestro arquitecto don Tomás del Río el 12 de abril de 1799, según se ha visto, se vieron en la necesidad de acudir ante el Provisor del Arzobispado de Santiago a fin de que como tal juez eclesiástico tomase cartas en el asunto, en razón a la dejadez mostrada por don Andrés Antonio Riobóo y Quirós, cura y rector de este beneficio y de su anexo San Salvador de Villozás, quien no sólo se negó a colaborar en la restauración sino que dejó arruinar el templo.

    Como respuesta a sus reivindicaciones, las autoridades eclesiásticas decidieron que las obras fuesen financiadas por los perceptores de los Diezmos, en proporción a lo que percibían de los parroquianos por este gravamen, de manera que de las dieciséis partes de que se componía, siete correspondían a la obra pía de doña Juana Díaz de Lemos (Vid., entradas Doña Juana Díaz de Lemos benefactora de Betanzos; Problemas para el cultivo de la patata en Las Mariñas de Betanzos y también Hoy hace 450 años que falleció doña Juana Díaz de Lemos, fundadora asimismo del hospital para pobres y peregrinos de Ferrol), cinco a don Gaspar Bermúdez de Castro, como dueño y señor del pazo de Montecelo, y cuatro al cura párroco. Como este último se negó a contribuir, por considerar que lo que percibía formaba parte de su congrua, presentó recurso contra dicho Provisor ante La Real Audiencia del Reino de Galicia.

    Los afectados por la decisión unilateral del rector e inculpados en el proceso, otorgan poderes a procuradores para que en su nombre practiquen las diligencias oportunas y les defiendan en el litigio, en los siguientes términos:

    “Poder de los sres Patronos y qtes (consortes) a Procuradores. [Encabezamiento].

    En la Ciudad de Betanzos a Cinco dias del mes de Diciembre año de mil ochocientos tres Ante mi Essno y testigos el Señor Dn Vizte Sanchez Muñoz, Abogado delos Rs Consejos Corregidor por S.M. de esta Ciud y su Jurisdicion Rl (Real) y los Reberendos Padres, Fray Antº. Cernadas Guardian de el Combento de Nro. Pe (Padre) San Francº y Fray Jph Suarez Sala Prior de el de Nro. Pe Santo Domingo dela mª Ciud los tres Patronos pr sus Empleos de la obra pia qe para Doctar Guerfanas fundo en ella Dª Juana Diez de Lemos, Dn Francº Fernez (Fernández) Canle Vezno dela fra de Sn Pantaleon das Viñas Maiordomo y apoderado Xal (Xeneral=General) de Dn Gaspar Vermudez de Castro Dueno y Señor delas Jurisdiciones de Gondar, Gebe, Silan y otras y de la Casa y Pazo de dicha fra… y Dn Antonio Montoto Piñeiro y Vecerra, Vecino de la fra de San Salbador de Villozas, representandose asi y a los mas Vecinos de ella pr quienes prestaba la Caucion ordinaria, y todos juntos de una Conformidad dijeron qe. por defecto, y omision de Dn. Andres Antonio Riobo actual Cura Parroco de dichas feligresias de Sn Pantaleon y Villozas se arruino la Parroquia de esta lo que dio motibo a que los Vezinos Solicitando su redificacion acudiesen al Probisor de la Ciudad de este Arzobispado de Santiago qn despues de algunos Lanzes mando se berificase aquella de Cuenta delos participes en Diezmos a proporcion siendolo la obra pia en Siete partes de Diez y Seis el Bermudez en Cinco y el Cura en las quatro restantes, en obserbacion delo qual aquellos dos Consortes sin perjuicio de su dercº (derecho) condescendieron en aprontar lo preciso para la nominada redificacion, y sin embargo de qe el Cura devia ser el primero como tal y Culpado en la Ruina no lo hizo, y si el oponerse y formar litigio ante dicho Probisor pretendiendo escusarse de Contribuir apretesto de que su pte. de Diezmos la es Satisfactoria de su Congrua, y trabajo de tal Cura y qe. aun no le al Canza sin confesar lo aque asciende ni hacer mencion de lo mas qe percibe con que esta lexitima y sobradamte Compensado, y sin embargo de ello, y de qe el negocio no puede estar aun substanciado en forma para de tenerle en grabe perjuicio dela Casa deel Señor ha usado deel recurso de Querella de fuerza Contra dicho Probisor en el Rl. Tribunal de este Rno. y al efecto de qe haiga qn la defienda por pte. de este y delos qe hablan Como ynteresados respectibamte para qe se desprecie y probidencie lo mas qe corresponda en su favor otorgan y dan todo su poder el qe en derecho se requiera y sea necesario a Dn Jph Chicharro Procuraor en dicho Rl. Tribunal… para que representando sus personas… pueda parecer y parezca ante Su Exª los Señores de dicho Rl. Tribunal y al fin propuesto haga dicha defensa… de que son testigos Dn Jacobo Guerra, Andres Quiñoy y Luis Seoane vecinos de esta Ciudad, de todo ello y Conocimto delos otorgtes yo Essno doy fee. [Firmado] Don Vicente Sanchez Muñoz, Fr Antonio Cernadas Guardian, Fr. Jose Suarez Sala Prior, Don Antonio Montoto Piñeiro y Vecerra, Francisco Fernandez de Canle [Rúbricas]. Ante mi. [Firmado] Juan Gabriel de Rilo [Rúbrica].” (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 2.507, folio 162, del escribano Juan Gabriel de Rilo, del número de Betanzos y de la Obra Pía de doña Juana Díaz de Lemos).

    Como puede suponerse la decisión del Provisor de Santiago saldría adelante y la iglesia pudo rehabilitarse sin más contratiempos.

    El párroco don Andrés Antonio Riobóo y Quirós testaba en la casa rectoral el 10 de septiembre de 1808, encamado por una disentería que lo llevaría a la tumba cinco días después. En sus disposiciones testamentarias no menciona para nada lo acontecido, y manda ser enterrado en la iglesia de San Pantaleón “…a la parte de afuera y frente a la Entrada de la Puerta Principal dela Yglesia de esta Parroquia, con la cabeza pegada a los cimientos de sus Paredes…”, lo que hace pensar que estaba seguro de su firmeza. También dispuso que en la iglesia de San Francisco de Betanzos se celebren sus honras fúnebres, y como cofrade de la V.O.T., acudan “…yncluso los hermanos de la Venerable Orden tercera, de que lo es el testador y ha sido Ministro uno de estos años, para cuio efecto manda que el vispera que se le haia de hacer dicho Entierro, el hermano mullidor de dicha Tercera Orden, en las bocas calles de aquella Ciudad, de abiso segun costumbre, con el toque de Campanas de los dos Conventos y Parroquias de la yndicada Ciudad…”. Deja constancia de conforme fueron subastados los bienes eclesiásticos por el Estado, entre ellos una parte de la Casa Rectoral en el lugar do Barreiro, y rematados en la persona de don Agustín Fernández Iglesias, vecino de Betanzos y director general que había sido de la Provisión de Víveres en el Departamento Marítimo de Ferrol. Nombra heredero a su sobrino don Jacobo García Riobóo, vecino de la misma feligresía y capellán de la de San Ildefonso instituida en la iglesia de San Pantaleón, que con tanto ahinco había administrado el testador en su propio interés (Ibídem. Protocolo 2.545, folio 45, del escribano Antonio Ramón de Agra del número de Betanzos).