• El Pasaje de Miño, del Pedrido y de la Ostreira ( I )

    16 enero 2021 • Blog

    En el último tercio del siglo XVI se conocía el servicio del pasaje en la Ría de Betanzos como «… la pasaje de Miño…», según consta en el arrendamiento que otorga el mercader Bartolomé Martínez, mercero vecino de Betanzos, en quien se había rematado la Renta del Portazgo perteneciente a dicha ciudad y viento foráneo en la subasta celebrada en 1586 (Vid. el artículo El Pasaje del Pedrido, publicado en el periódico Betanzos e a súa Comarca, el 1º de abril de 2001, consultable en esta página web), y quien repite en 1604, según se documenta en la entrada a la que remitimos, aunque con la denominación «… de la pasaje del Pedrido…». En cuánto a la tercera significación, se debe a la costumbre de los vecinos de la feligresía de San Pantaleón das Viñas a la hora de señalar que pasan a la otra banda, en razón a la existencia de un criadero de ostras en la orilla de enfrente, por lo que decían ir » a la Ostreira».

    Plano de la Ría de Betanzos de 1888, con el Pasaje y la Ostrera, que su autor dedicó a don Pastor Núñez. Archivo del cronista.

    Una vez obtenido el remate y efectuado la preceptiva fianza, Bartolomé Martínez procede a formalizar un contrato de traspaso a favor de Lopo Meiriño, vecino de la feligresía de San Vicente de Morujo, por ante el escribano Álvaro Fresco de Solloso, a quien se lo arrienda del tenor siguiente:

    » En la çiudad de betanços al primero dia del mes de febrº de mill e quiºs e ochenta y seis años por ante mi scno e tºs (testigos) paresçio preçente Btme (Bartolomé) myez (Martínez) mercader vezino desta çiudad e dixo que por quanto en el se abia Rematado la rrenta del portazgo de la Pasaje de Miño por este presente año  por ende dixo que por este presente ano de ochenta y seis aRendava a lopo meiriño vezino de la feligª (feligresía) de San Vicenço de morujo la dha Renta dela Pasaje de Miño para que la (roto) y coxa en todo heste presente ano hasta el postrero dia del mes de dezienbre deste año conque le a de pagar zien Reales pagos en tercias partes del año y quedo y se obligo con su pnª (persona) e bienes que durante heste dho año la dha Renta no le quitara (roto) mas ni menos que otro por el diere so pena de le pagare el juicio y costas que a dho lopo meiriño seguieren e Reneszieren, el qual dho lopo meiriño dixo Rescevia la dha Renta y Pasaje por el dho año e quedo e prometio de le pagar los dhos zien Reales por tres terçios del ano e para seguridad dello dio consigo por su fiador a domingos garcia vzº (vecino) del coto de bregondo (Bergondo) que presente hestava que dixo le plazia de salir por su fiador… y entre ambos… dixeron que se obligaban y obligaron con las dhas sus personas e vienes muebles e rraizes avidos e por aver de dar e pagar y que cada uno dellos dara y pagara al dho Barme myez o a quien su poder ubiere los dichos cient Reales pagos en terçias deste dho ano llanamente e de contado sin contienda ni fegura de juicio so pena del doblo y costas… y se entiende que el dho lopo meiriño no a de llebar por la dha Pasaje mas delo que se suele llebar y que no aga agravio ninguno so pena que si por ello algun dano veniere al dho Btme myez sea a su culpa y cargo y lo firmo el dho Btme myez y en nombre de los demas otorgantes lo firmo Fcº lopez platº (platero) vezinos desta ciudad e alonso de brañas de morujo e yo scno que doi fe conozco a los otorgtes (otorgantes)… [Firmado]. Bartolomé Martinez, Francisco Lopez.[Rúbricas]. Pasó ante mi. [Firmado]. Álvaro Fresco scno. [Rúbrica].». (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 44, del escribano Álvaro Fresco de Solloso, del número de Betanzos).

    En cuánto a la mencionada Ostreira, en el periódico local El Mendo del 10 de diciembre de 1891, en la sección Crónica de las Mariñas, se comunica que » Regresó á las Grandes Ostreras del Pasaje del Pedrido su director propietario D. Agustín Bernard «, y ejemplar en el que se anuncia este criadero de ostricultura como sigue:

    » Ostrera del Pasage del Pedrido

    En este establecimiento se encuentran magníficas ostras francesas, de todas clases y dimensiones.

    Precios muy reducidos.

    Los pedidos á D. Nicolás Pérez Carballo, Plateros, número 9 «.

    El ayuntamiento de Bergondo asumió de forma oficial el topónimo de « Ostreira «, letrero incluido, al espacio que ocupaba el señalado criadero en el margen izquierdo de la Ría de Betanzos hasta las inmediaciones de dicho Pasaje.

    (Continuará).