• Aguardiente de Betanzos para La Coruña

    9 noviembre 2013 • Blog

    Al ilustre poeta y Cronista Oficial don Apuleyo Soto Pajares
    y para Ana, su mujer y musa inspiradora, quien como nadie
    sabe apreciar las excelencias del aguardiente de Betanzos, y
    para el que todos los años reservo la mejor de mis botellas.

    Aguardantero o "poteiro"La compra de la mitad del “edifiçio de açer agua ardiente” por el maestro aguardentero Marcos Mazás, el 15 de junio de 1618, a su buen amigo el francés Antoine Ricard, también vecino de Betanzos, le convertiría en propietario absoluto para su explotación y le permitiría ampliar sus expectativas de negocio con mayor autonomía (Véase nuestro artículo El edificio de hacer aguardiente en Betanzos, publicado en el periódico Betanzos e a súa Comarca del 1º de enero de 2004, pág. 30).

    En este sentido, formalizaría en el siguiente año una escritura de obligación en Betanzos, el 9 de septiembre de 1619, con Adrián Rodriguez “mercader y soldado plaza muerta en la ciudad de la coruna”, por la que se comprometía a fabricar:

    “…toda la agua ardiente que hiçiere este ano asta el prº dia del mes de henero que bendra del ano entrante de mill e seiscientos y beinte a pzº de tres rrs (reales) y medio cada azumbre por la medida vieja y se la a de entregar en esta ciudad donde la açe y el dho adrian rrodriguez la a de benir a rrecibir y medir a esta ciudad a su casa, la qual le dara buena de dar y tomar y abista de mercaderes que dello entiendan y se obligo de no bender ninguna de toda la quansi hiciere asta el dho tienpo sino fuere a el y si bendiere alguna le pagara por cada azumbre que se aberiguase aber bendido ocho rreales y el dho adrian rrodriguez se obligo de los tomar y pagar toda la agua ardiente quansi hiciere este ano en esta ciudad al dho preçio de tres rrs y mº. siendo buena de dar y tomar sin le dexar ninguna aunque sea en mucha cantidad y en defeto le pagara por cada azumbre que no llebare ocho rreales y para pago della le dio luego en senal ocho rreales digo diez y seis rrs y el dho marcos mazas los rrecibio del para senal de la dha aguardiente y anbas partes se obligaron de estar e pasar por lo aqui contdo (contenido) y no iran contra ello en tpº (tiempo) alguno…y por el dho marcos mazas no saber firmar rrogo a un tº (testigo) lo firmase por el de su nonbre…presentes por tº antonio rricard mercader e niculao do Souto e rrodrigo martinez cantº(cantero) vzº de la dha ciudad e yo scrno (escribano) doi fe conosco los otorgantes.[Firmado] Adrian Rodriguez, como testigo Nicolas do Souto [Rúbricas]. Passo ante mi. [Firmado] Juan Cubeiro [Rúbrica]”. (Archivo Notarial de La Coruña.Protocolo 146, folio 156, de Betanzos).

    El documento antecedente, además de introducirnos en el sistema contractual de la época, nos presenta al “maestro de agua ardiente” Marcos Mazás, como fabricante exclusivo del mercader coruñés Adrián Rodriguez, quien por no percibir soldada en situación de “plaza muerta” de la compañía a la que pertenecía, se dedicaba al comercio de mercadurías y espiritosos, como es el caso, y también como era formalizado en tiempos de sazón, por ser los dos últimos meses del año los idóneos para efectuar la destilación, según se estila en nuestra comarca. En cuanto a la referencia de venta por la medida vieja, que era de mayor capacidad que la vigente o nueva por entonces, garantizaba el trato sin tener en cuenta la Sisa impuesta con destino a los Servicios de Millones de la Corona, que mermaban su volumen, en el caso de las medidas para el vino y aguardiente, elevando el fondo de los recipientes, aunque fuesen los mismos utilizados antes de la implantación de dicha sisa.

    En nuestro artículo Marcos Mazás, maestro aguardentero del siglo XVII (publicado en el periódico Betanzos e a súa Comarca del 1º de junio de 2004, pág. 38), decíamos que de su matrimonio con Catalina Fernández había tenido un sólo hijo llamado Francisco, que había casado con María López de Prado. Por su testamento, otorgado el 22 de noviembre de 1637, por ante Antonio Rodríguez Roel, escribano del número de Betanzos, tenemos noticia de que también tuvo una hija llamada Antonia que casó con Bernabé González, aguardentero al igual que su suegro y vecino de la misma ciudad, que había tenido un hijo de soltera, llamado Pedro, con Jorge de Gorguerís, y nombra tutor para sus hijos menores Dominga, Miguel, el mencionado Francisco, y Antonio Sangiao Mazás (Ibídem. Protocolo 361, folio 37). El aguardentero Marcos Mazás, fallecería en Betanzos el 4 de febrero de 1654 (Archivo Diocesano de Santiago. L.S.24, difuntos de la parroquia de Santiago de Betanzos, folio 134).

    La secular exportación del aguardiente de Betanzos se mantiene vigente merced a su calidad, y, el sonado prestigio de que goza es producto de la excelente materia prima y el tratamiento del bagazo, amén del esfuerzo y buen hacer de los “poteiros” o destiladores, que lo han llevado a ganar el Primer Premio al mejor “Orujo de Galicia” en los célebres certámenes de Orense. Para nosotros, el mejor aguardiente del mundo.