• Guerra de la Independencia

    Destrozo de la Escribanía de Rentas Reales por los franceses

    Publicado en Betanzos e a súa Comarca el 01/11/1999. Página 25.

    Como continuación a nuestro artículo del pasado mes de Octubre, relativo a la entrada de los franceses en Betanzos el 11 de Enero de 1809, presentamos una carta explicativa sobre los acontecimientos acaecidos en la Administración de Rentas Reales (Archivo del Reino de Galicia, legajo 32 – Caja 46-1º), en este caso de la mano de su escribano, Don Blas María Ramos, con motivo de justificar el recuento de las existencias de tabaco ante el Administrador, Don Juan Lacava. La veracidad de su testimonio, aparece avalada por el Corregidor de la ciudad, Don Manuel Bernardino Pérez, a cuyo cargo se hallaba incorporada la Subdelegación de Rentas Reales.

    No pasaría de una simple anécdota, el haber sido despojado por los franceses de sus dos relojes, doscientos reales y las hebillas del calzado, en plena calle, de no ser obligado por los invasores a realizar trabajos serviles, verse expulsado de su casa, su escribanía convertida en cuadra de caballos, herido y en unión de su mujer con el simple encapillado por fortuna. A tanta desgracia corporal, se sumaba quizás la más sentida, la conminación para prestar juramento al Rey intruso, José Napoleón I.

    Las epistolares no ofrecen duda sobre lo acontecido:

    “En satisfaccion al oficio del Señor Administrador General de Rentas hunidas del Reino de 6 del corriente, que Vuestra merced se sirbe insertarme en papel de 27 del mismo, porque se reclama el Testimonio de existencias de Tavacos, de fin de Diciembre ultimo, debo contestar, que aunque reconocí con la maior escrupulosidad los despojos de los papeles que me quedaron de resultas de los modernos acaecimientos que sufrio esta Ciudad, no me fue posible hallar aquel Documento, ni otro de no menor importancia que me faltan: Vuestra merced mismo, todos los demas Empleados de estas oficinas, y el resto de esta vecindad, son fieles Testigos de que la pieza de mi Escribanía fue combertida en Quadra de Caballos y que a la fuerza herido, despojado de ella y de mi Casa, sin permitirseme entrada, y si alguna otra cosa la tenía, hera unicamente para obligarme á acarrear agua y destinarme a otros trabajos inmundos que abracé como ha sido visible, prescindiendo de otros malos tratamientos que sufri en el espacio de algo mas de dos meses, como que al fin rendido a tanto ultraje y que en todo aquel discurso no he podido ser Dueño de las llaves de dicha Casa, ni sacar de ella cosa alguna, me fue preciso en todo el, tener que alojarme al favor de amigos al igual de otros muchos de esta Vecindad, de Vuestra merced y de otros Empleados: Todos saven que en las Casas donde havia Papeles y Libros, sirbieron unos para encender la lumbre, otros para Camas, otros se allaron llenos de ediundez, y quasi inperceptibles, otros los rompieron y otros los arrojaron a la Calle, por manera que siendo todo esto demasiado publico y a las autoridades de este Pueblo, y que los Archibos de las Reales Casas Consistoriales tubieron igual suerte, parece remuebe toda necesidad de prueba en el particular, sirbase pues Vuestra merced hacer presente a dicho Administrador General esta mi berídica exposición, con el adictamento de que en el caso de no tenerla por bastante, daré quantas pruebas exija la materia seguro de que la Calificarán. Dios Guarde a Vuestra Merced muchos años, Betanzos Maio 28 de 1809. Blas Maria Ramos. Señor Don Juan Lacava.

    Posterior a lo qual nada mas se me ha prebenido en este asumpto, y debo añadir que no habiendo podido librar del furor de los Enemigos (que aguardé en esta Ciudad) mis intereses de Dinero, nuestras ropas de todas calidades, colchones, fundas, cobertores, que llevaron a la Ciudad de Lugo con los heridos y enfermos, y asta la ropa de mi adorno en terminos que quedé y mi muger con el Encapillado como consta a V.S. y al resto de este Pueblo, al igual de la quema de mis muebles y fustalla, no obstante la leña que tenía, mal podía custodiar los papeles de mi oficio, y mas quando las acciones y echos de los tales Enemigos se dirijían a hacer todo el daño propio de sus deprabadas intenciones, sin embargo de que para la tal Custodia hice los esfuerzos que permitieron aquellas aflijidas circunstancias, y que mis quejas a los Gobernadores que hubo en esta Ciudad, algunas a la presencia de V.S. y de otros Señores del Ayuntamiento, fueron infrutíferas y despreciadas, cuia suerte ha sido general y no cave en los límites de toda humana ponderación, y acerca de ella me es facil dar quantas pruebas se quieran exijir: Que es quanto debo esponer en cumplimiento del Citado Decreto. Betanzos Octubre 15 de 1809. Blas Maria Ramos. Todo lo qual traslado a V. para su devido conocimiento, en la inteligencia de que me constan los hechos espuestos por el citado Escribano, en terminos que no admiten la menor duda. Dios Guarde a V. muchos años, Betanzos Octubre, 15 de 1809. [Firmado]. Manuel Perez. [Rúbrica]. (A pié de documento) Señor Don Josef de Sada”.

    Consideramos fuera de lugar, por no decir indigno, que en la monografía premiada en el Certamen Histórico de Santiago de 1909, de la autoría de Don Adriano López Morillo, publicada con posterioridad en el nº 39 del Boletin de La Real Academia Gallega (20-11-1910) pág. 52, se considere como “antiespañola exposición”, la realizada por el Ayuntamiento de Betanzos el 25 de Febrero de 1809, sin tener en cuenta el estado de situación y la amenaza que pesaba sobre las cabezas de los miembros de la Corporación Municipal, entre quienes se encontraba el regidor Don Blas María Ramos.