• Guerra de la Independencia

    Relato sobre la entrada de los franceses en Betanzos

    Publicado en Betanzos e a súa Comarca el 01/10/1999. Página 15.

    La Admistración de Rentas Reales se encontraba en el Campo de la Feria, en un edificio situado en la encrucijada del Camino Real a Castilla con el camino a la fuente de los Ángeles y San Xiao, solar que sería de la familia Valderrama y más tarde donde construiría su mansión Dª Águeda García.

    En la mañana del 10 de Enero de 1809, se efectuaba en su Depositaría el recuento de 115.645.- reales y ocho maravedis, en monedas de plata, que por orden del Ayuntamiento y de la Junta de Defensa se le entregaron al regidor Don Antonio Posi, en presencia del presbítero Don Francisco Xavier Pardiñas “para ponerlos a salvo mediante acritica situación en que nos allamos con la proximidad del Enemigo”, según se manifiesta al Contador en oficio del día anterior. Lo apresurado de la operación, no permitió “usar como hasta unos dos mil reales existentes en Calderilla que quedaron en el Arca, y llevaron despues los Franceses”, como más tarde, el 27 de Octubre del mismo año, justifica el Tesorero Don Alfonso González Moreno.

    A este tesorero, testigo de excepción, debemos una interesante relación dirigida a Don Miguel de la Lastra, inédita hasta la fecha, sobre la entrada de los franceses en Betanzos, obrante en el Archivo del Reino de Galicia (Legajo 32 – Caja 46-20). Su testimonio es de vital importancia, por la escasez de noticias fidedignas sobre momentos tan aciagos de nuestra historia, de ahí que presentemos el texto íntegro:

    “Al medio dia del 11 del corriente, vi entrar en la Ciudad de Betanzos, hallandome en ella, Tropa Francesa: vi que de los primeros, el escribano de Rentas Don Blas María Ramos, en la calle, lo rexistraron, llevandole sus dos Reloges; doscientos Reales y sus Hevillas del Calzado: ví que de los segundos entraron mas de 30 en la Casa de Administración: vi Arder en Volcanes de Llamas por las ventanas, el fuerte edificio de Archivo, expresando havia arriva Barriles de Polvora puestos por los Ingleses, los quales a la sazón tenian puestas Baterias de Cañones en lo alto del sitio llamado las Cascas, asestadas a dicha Ciudad: ohí el estrepito o ruido por dichos Ingleses para cortar, como con Polvora cortaron el gran Puente nuevo, que yo crehí Cañonazo a las Casas de la misma Ciudad: Y ví encaminarse a mi Casa como unos 18 a 20 de mas tropa, de la que pude librarme huyendo con prisa con solo el encapillado, lloviendo y a pié; acojiendome y refugiandome a esta Aldea, distante mas de una legua.

    Al 3º día, fui tambien a pié a Betanzos: no pude entrar en el, por hallarse atestada toda la Ciudad y Campo, donde existe dicha Administración, y mi casita, a muchedumbre de Infanteria y Cavallería, la qual no me dejó paso. El 20 bolví y hallé dicha mi casita apoderada de un Coronel, 3 capitanes y varios soldados, sin poder entrar en ella. La Casa de Administración hes el Cuerpo Principal de Guardia; roto su Almazen, sin Tavacos, ni de demas efectos estancados. No me fue fácil ni asequible subir a la Contaduría, la qual y demas Oficinas, dizen hallarse destruidas, destrozados sus Papeles, y sirviendo de Dormitorios a la Tropa. Toda la Ciudad está casi desierta, sin Alimentos ni Posada alguna.

    El Caudal de Arcas, el dia antes 10, se salvó.

    Si hubiera havido Correo, u Propio que quisiese ir, desde el instante mismo, hubiera dado parte a V.S. Nuestro Señor Guarde su vida los muchos años que le deseo. Feligresía de San Esteban de Cos 24 de Enero de 1809. [Firmado]. Alfonso Gonzalez Moreno.[Rúbrica]”.

    (Incorporado al pie) Betanzos 1º de Febrero de 1808 (1809), Sr. D. Este oficio lo puse desde su fecha en esta estafeta, que hera la del Rey, el qual hallé hoy sin direczion, por aver estado llena de Cavallos la tal estafeta. Pude deprisa y desde la Puerta, con arto dolor, veer la Contaduria y sus estantes y cajones rotos, sin Libros, y lo mas destrozado, sin que para enzender lumbre (a mi juicio despues de sillas etc.) se libertasen muchos: Hallase sucia con Jergones y Colchones de Dormitorio, como Principal Cuerpo de Guardia.

    El ultimo que salió por el temor y por los Cañones que asestados decian iban a bombear a Betanzos, fui yo; haviendolo hecho antes, el Subdelegado, el Administrador y demas. Mi casita aun esta tomada por Ofiziales y Tropa; y se me ha llamado cominado, y a todos para hazer el juramento de fidelidad a Joseph 1º. [Rubricado]”.