• Carreteo de tabaco de la administración de Betanzos

    14 diciembre 2013 • Blog

    Carro del paísAl referirnos a la Administración de la Renta Real del Tabaco de Betanzos, decíamos que desde esta ciudad se distribuía tabaco para otras poblaciones del Reino: no en vano se trataba de la industria predominante de su economía durante los siglos XVII y XVIII. Al tratar sobre “La difusión del tabaco en España”, don José Manuel Rodríguez Gordillo, responsable durante varios años de los archivos de la fábrica de tabacos de Sevilla, señala la categoría de su manufactura y producción como la más importante de Europa y por tanto de la Península, sin dejar de puntualizar “…que existían otros establecimientos dedicados a las mismas actividades dentro de la propia Andalucía (Cádiz), en Galicia (Betanzos), Vizcaya (Bilbao), Asturias (Gijón), etc.”. Lugar de preponderancia que nos situaba entre los más destacados emporios de España, hasta que se lo llevó La Coruña, con la fundación de la fábrica de tabacos (1802), en el marco de su tradicional “rabuña”, y que en el futuro sufriría semejante evolución como la padecida por la factoría del lúpulo, en el segundo tercio del pasado siglo, del que pasaríamos de ser los primeros productores del País a contemplar su total desaparición.

    Seguidamente, pasamos a detallar el sistema de carreteo del tabaco utilizado por la administración de Betanzos en el Antiguo Régimen. El 12 de abril de 1666, don Diego García de Ribera, residente en la ciudad de Betanzos y Administrador de la Renta Real del Tabaco en ella, se concertaba con el labrador Juan da Edreira, vecino de Santa Cruz de Mondoy, Andrés de Leitón, vecino de San Pedro de Porzomillos, Juan de Villaverde y Pedro García, vecinos de la feligresía de Santiago de Requián, por ante el escribano Jacinto Martinez de Taibo, del número de Betanzos, en los siguientes términos:

    “…e Dijeron qe por quanto entre todos quatro juntos de mancomun…estaban Concertados y ajustados con el dho Don Pedro garçia Rivera…de açer…todos los Carretos de tavacos qe se ofreçieren haçer a la administracion del por un año qe corre desde primº deste presente Mes…Desde esta Ciud a la de ssantiago y dela de ssantiago a esta y desta a la de la coruña en la manera y con las condiciones seguientes, qe los Carretos qe se ofreçieren an de ser de pesso cada uno de quinientas y Cinquenta libras; y por los hicieren desde esta dha ciud a la dha de ssantiago de dho pesso les a de Dar y pagar…trª y tres Reales de Vellon por cada carreto y por los qe hicieren Desde esta dha çiud a la de la Corª, les a de dar por cada uno diez y seis Reales yendo Cargado y lo mesmo se les a de pagar yendo a cada Una de dhas Ciudes (ciudades) de bacio a cargar Carreto; y yendo cargados a cada una de dhas Ciudades si a a la buelta traxeren alguna cossa de retorno lo an de Ajustar entre el qe la truxere con dho Don pedro garcia en pagarle lo qe fuere rracon…y con condicion qe cada y cuando…fueren Abisados an de venir con carro y bueis…y no pudiendo venir ynben (envíen) perssonas en su nonbre qe agan y sirvan dhos Carretos y lo mesmo an de acer aunque sse [pongan] malos o ynpidos (impedidos) y de no lo acer o no queriendo Venir el dho Dn pedro garcia pueda a su costa buscar otros y concertarlos por lo que le pareçiere…y an de pagar todos los daños qe se Causaren… y demas del preçio qe va sseñalado a Dedar a cada uno de los ssedhos (sobredichos) una libra de tavaco ordinº a fin de dho año todo ello sin qe falte Cossa algª y qe lo que va rreferido a de pagar…por cada Carreto…a la buelta qe venieren de açerlo… y lo firmo de su nonbre el dho Dn pedro garcia De rivera y por los demas no saver lo firmo un testigo a su rruego qe lo fueron pressentes el rregidor Don Fernando de Ulloa Rivadeneira y andres Martinez vecinos desta ciud y antonio perez vecino de la fraª (feligresía) De ssn hestevan De quintas e yo scrivº qe dello da fee conosco a los otorgantes y testigos. [Firmado] Pedro Garcia de Ribera, Como testigo y a rruego Andrés Martinez [Rúbricas]. Passo Ante mi. [Firmado] Jacinto Martinez [Rúbrica].” (Archivo Notarial Coruña.Protocolo 670, sin foliar, de Betanzos).

    Hemos presentado en nuestro anterior artículo sobre esta administración, el arrendamiento que el regidor don Fernando de Ulloa Rivadeneira, testigo en la escritura antecedente, efectuaba en 1674, a favor del señalado don Pedro García de Ribera, de una casa en el arrabal del Puente Viejo para la instalación de morteros y de la tahona del tabaco, de manera que su manufactura aparecía distribuida en el entorno de la población, y consecuencia de que estos acarreos se vieran obligados a transitar por la ciudad, para poder acceder a los Caminos Reales que conducían a cada una de las citadas capitales.