• Cae la sede de Industrias Núñez de Betanzos, obra de González Villar

    21 febrero 2015 • Blog

    Colección Foster del archivo del autor. En mayo de 1932, estaba en construcción el embarcadero de industrias Núñez y Cia., actualmente propiedad de Fenosa.Al lado izquierdo de la calzada del Puente Nuevo (también documentado como Viejo en el Antiguo Régimen) en dirección a La Magdalena y a La Coruña, se encontraban los Juncales del Carregal, y a la derecha los de Cortadores. En la ciudad herculina el 22 de diciembre de 1638, el cirujano Marcos Alonso casado con Antonia de Quirós, vecinos de la misma, como tal marido otorgaba poderes a favor de Jorge García, vecino de Betanzos, para que pudiese tomar la posesión:

    “…de una guerta sita en donde dizen El Carregal junto a la puente nueba de la dha ziudad de betanzos que fue de juan bautista de quiros e ynes de mandayo su muger difuntos y segun les avia sido dada en dote por los dhos sus suegros… [Firmado] Marcos Alonso [Rúbrica]. Passo ante mi. [Firmado] Francisco Pulleiro [Rúbrica]”. (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 528, folio 141, escribano del número de La Coruña).

    Por este mismo tiempo, el 14 de mayo de 1653, se efectuaba el recuento de bienes y documentación por fallecimiento de Juana de Casteleiro, viuda del herrero Pedro González, entre cuyos papeles se halló:

    “…Una hescritura de venta que hico Vernave Goncales varbero…a Pedro Alvarez zerraxero de una guerta junto a la Puente nueva desta ciudad en do dicen a calçada a un lado de dha Puente y mano derecha como se va para la madaglena (sic)…”(Ibídem. Protocolo 302, folio 342, de Domingo Díaz Hermida, del número de Betanzos)

    La fallecida había otorgado testamento por ante el mismo escribano el 4 de octubre de 1652 , en el que ordenaba devolver algunos dineros que habían recibido para “la echura de un pico” de Alonso Buxía, de “una foucina” del licenciado Laje, a este y a Ventura Pereiro “por racon de una bisarma”, y a Jacome Domínguez por “ciertos ligones”, que su marido no había podido realizar por haberle sobrevenido la muerte. Como testimonio de una situación económico-social desahogada, dispuso:

    “…Y mando que primero que se aga dho asiento de misas se pague el de el otro dia de mi entierro quatro velas todos los domingos del ano de zera a la misa puestas en quatro candeleros y una vara de bayeta negra que este sobre mi sepultura…” (Ibídem.Protocolo 301, folio 98)

    Sobre las dificultades para la explotación de estos predios, nos encontramos con una escritura de traspaso realizada por el cerrajero José de Ycase a favor de Pedro da Laxe, el 28 de noviembre de 1646, al no poder pagar la pensión de una huerta que llevaba perteneciente a la Cofradía de los Clérigos, en la que expone:

    “…llevaba y posse una uerta cerca de la calcada de la puentenueba como se ba a la fuente da congrexeira…que testa con uerta de Maria Miguez y Maria Tome entre las dos con su muro y puerta y por bajo testa en la mar…y aora por no poder labrarla como conbenia y con las mareas bivas se llena de agua de la mar se echa a perder y necesita de reparo y beneficiamiento para alcarle (léase alzarle) lo qual a de ser costoso y es viejo y no lo puede açer ni pagar la pension…”. (Ibídem. Protocolo 369, folio 50, del escribano Antonio Rodríguez Roel, del número de Betanzos).

    Al finalizar el puente, existía un crucero que habría de servir como punto de partida de un ambicioso proyecto, nada menos que la apertura de “una alameda y paseo público” hasta el Puente de Cachiñas, según se contempla en la sesión municipal del 5 de junio de 1840 en razón “al repartimiento vecinal del Juncal del Puentenuevo” , terreno que se ordenaba reservar para dicho destino aunque no llegó a materializarse, seguramente por la sempiterna escasez de fondos en las arcas públicas. Por la otra parte de la calzada se realizó, en los primeros años del siglo XX, el relleno de los citados juncales de Cortadores para la construcción de la linea férrea Betanzos-Ferrol y la preceptiva estación, y terrenos resultantes que serían conocidos por la municipalidad como “Explanada del Puentenuevo” , según consta en la sesión municipal del 17 de marzo de 1924 (Archivo Municipal de Betanzos, caja 48, sin catalogar), donde se instalaría el parque público municipal.

    Los terrenos inmediatos a la calzada del Puente Nuevo fueron la situación elegida por la familia Núñez de Betanzos para la instalación a principios del año 1900 de las industrias Núñez y Compañía, en el mismo sitio donde se pensaba iniciar la mencionada alameda. Ese mismo año, obtienen el permiso a perpetuidad del lugar de As Pías (Coruxou-Irixoa), y a continuación el de Fervenzas (Coirós), para la construcción de los saltos, instalación de la maquinaria y el aprovechamiento simultáneo de las aguas con destino a la producción hidroeléctrica, como pioneros de este tipo de explotación en Las Mariñas de Betanzos.

    En el Puente Nuevo se establece la sub-central, en la que se ubicaron las oficinas, la sala de máquinas, los almacenes de material y un embarcadero que estaba en construcción en 1932 a la orilla del río Mendo, al pie de las naves. Con anterioridad ya tenían en explotación los talleres de la serrería mecánica y molinos harineros, que aprovechaban la fuerza motriz generada, amén de otros usos y destinos, que vinieron a unirse a los negocios de comercio y banca que venían ejerciendo las distintas ramas familiares, desde hacía más de setenta y cinco años, en la misma población, y que proporcionaron cantidad de empleos fijos en aquellos difíciles años en los que escaseaba el trabajo por cuenta ajena, cual acontece al presente.

    En la segunda década del siglo pasado, entre otros proyectos que realizó el famoso arquitecto don Rafael González Villar en Betanzos, gran amigo de la familia y en especial de don Antonio Núñez Díaz, se encuentra el edificio y pabellón anexo de las industrias Núñez y Compañía, y en 1923 la Casa Núñez sita en la Calle del Castro nº 2, anterior de Sánchez Bregua, en la que se instalaron los almacenes Hijos de A. Núñez, y el Banco de su nombre, que a la vez era Corresponsal del Banco de España, actual propiedad del reconocido artista don Jesús Núñez Fernández, hijo del anterior, y en el que instauró la Fundación Centro Internacional de la Estampa Contemporánea (CIEC), de cuyo patronato forma parte el que esto escribe.

    Continuó su actividad empresarial, convertido en un importante holding que se extendería hacia otras comarcas (remitimos a la obra Construyendo Empresas. La Trayectoria de los Emprendedores Coruñeses en Perspectiva Histórica, 1717-2006, Tomo II, página 161 y sgtes., publicado por la Confederación de Empresarios de La Coruña en 2008, aunque con notorios errores en antecedentes y procedencia del capital de la familia, como que ya figuraban como mayores contribuyentes en 1864 de bienes troncales), hasta que beneficiado don Pedro Barrié por el gobierno de la dictadura, como respuesta a su apoyo financiero al levantamiento de 1936, encubierto por los denominados planes de desarrollo, la hidroeléctrica convertida por entonces en Industrias Núñez, S.A., de la que era presidente nuestro abuelo don Raimundo Núñez Colomer y secretario don Julio Luís Villuendas Borondo, técnico de la empresa, en la Junta General de Accionistas del 25 de noviembre de 1962 acordó la transmisión a Fuerzas Eléctricas del Noroeste, bajo una serie de condiciones y entre ellas la de asumir todo el personal de su plantilla, sana actitud desgraciadamente desarraigada.

    Este es el lamentable aspecto del edificio en la actualidad.El 17 de octubre de 1983, presentamos un escrito oficial en el ayuntamiento de Betanzos, registro de entrada nº 1986, en el que solicitamos protección para una serie de edificios modernistas existentes en nuestra ciudad, y entre los del mundo empresarial la chimenea de la fábrica de curtidos de la Magdalena, el edificio de Industrias Limiñón en el Pay Fermoso y del construido para sede de las Industrias Núñez y Cia por don Rafael González Villar según va dicho, convertido en oficinas y propiedad de F.E.N.O.S.A., magnifico monumento del Patrimonio Industrial de Galicia, que ya debió ser declarado Bien de Interés Cultural (B.I.C) por entonces. Debido al abandono de la empresa propietaria y por falta de interés para su conservación, se ha visto avocada al derrumbe la nave principal de estas instalaciones con evidente peligro para todo el conjunto, tal y como pusimos en conocimiento del departamento correspondiente de nuestro concejo el pasado mes de noviembre, que ya ha iniciado gestiones para que se tomen medidas para su preservación.

    En esta semana del Entroido (Carnaval), se ha visto desvencijado el ventanal mayor de la fachada principal, y no por casualidad sino después de las notas de prensa circuladas al respecto de su deterioro ¿intencionado?, vaya usted a saber las intenciones de los todopoderosos, amigos del poder y a la espera del resultado de sus prebendas.

    Sería un loable gesto de colaboración en favor de la Cultura de nuestra tierra, tal y como viene manteniendo F.E.N.O.S.A., en sus manifestaciones públicas, que hiciese donación a la ciudad de Betanzos de estas instalaciones en desuso, sitas en la actual Avenida de La Coruña. Un lugar idóneo para instalar un posible Museo de los Coches, retomar el antiguo proyecto de la alameda hasta el Puente de Cachiñas, con la restauración del edificio principal, y/o destinar la fábrica para otros fines lúdicos y culturales, y por supuesto con la consiguiente placa de agradecimiento por su generoso ademán.

    Es preciso que la ciudadanía de Betanzos y su Tierra, de toda Galicia, clame en defensa del Patrimonio que nuestros mandatarios no saben o no quieren proteger en salvaguarda de intereses particulares, en detrimento del legado que han dejado nuestros antepasados y que nos pertenece como herencia ineludible de nuestra identidad como pueblo y como país.