• Betanzos: Crónica sobre la entrada de los franceses en 1809

    4 junio 2015 • Blog

    Grabado por Thomas Kelly, 31 de marzo de 1816En nuestra obra La Ocupación de Betanzos y su tierra por los Franceses en 1809 (ISBN: 978-84-935922-3-2), presentada el 13 de abril de 2013, dedicamos el capítulo 11.5 a las Incautaciones y Requisas, en el que relatamos como el servicio de intendencia de la Provisión de Víveres, era responsabilidad del regidor don Antonio Pose Balledor y Queipo, comisionado por el ayuntamiento, quien había ordenado la requisición del trigo de la panera de don José Quiroga y Quindós, coronel del Regimiento Provincial de Betanzos, entre otras, para poder cumplir con el suministro de pan exigido por las tropas de ocupación y transeúntes.

    Al tiempo de irrumpir en su granera (enero-febrero de 1809), sita en la Calle de la Pastelería ( 3ª Travesía de José Antonio Primo de Rivera y antes 3ª Travesía de la Rúa Traviesa), el coronel se encontraba fuera de Galicia al frente del Regimiento de su mando en lucha contra el Ejército invasor, de ahí que no pudiera reclamar el importe del trigo requisado, y de cuya apropiación habría de dar información la ciudad el 6 de octubre de 1810.

    Sus gestiones se alargarían en el tiempo, de manera que el 21 de abril de 1819, como hubiese elevado una instancia ante los Señores del Real y Supremo Consejo de Castilla, para que los vecinos le pagasen el valor de lo incautado, el licenciado don Jacobo Couceiro de Andrade y Verea, procurador síndico general de Betanzos y don Baltasar Rodríguez, que lo era personero de la misma, otorgaban poderes a favor de don Vicente de Ayta, agente de los Reales y Supremos Consejos para que sus exigencias fuesen atendidas por las autoridades que señalare la Intendencia General del Reino de Galicia, y con ello se librase de la carga a los sufridos ciudadanos, debido a que:

    “… semandó que los vecinos de ella le aprontasen el importe de mil quinientos treinta y ocho ferrados y quarto de trigo (21.570, 50 litros por la medida de Betanzos) que las Tropas Francesas al mando delos Mariscales Sul (sic, léase Soult), y Ney, y en numero de mas de sesenta mil hombres de Ynfanteria y Caballeria se havian apoderado a su entrada en esta referida Ciudad el dia once de Enero del año de mil ochocientos Nuebe, sin reparar aque con motivo de ver dichos vecinos Cruzadas sus Calle de Cañones por las tropas Ynglesas y Españolas, oradadas las puentes de su salida con Barriles de Polbora para, bolarse, provisto el Almacen Xeneral dela misma, quese hallaba quasi en el Centro con mecha encendida, una bateria de mas de Veinte Cañones, puestos en el Barrio de la Magdalena para sostener la Retirada delos Yngleses, y conlos que en brebes minutos podia quedar reducida a cenizas, tubieron que abandonar sus abitaciones juntamente con las Autoridades y Comunidades Religiosas, de ambos sexos y quanto tenian, y retirarse alas Aldeas y Montañas inmediatas, demodo que al entrar se hicieron dhas tropas Francesas dueños absolutos de Casas, Muebles, Alajas, Graneras, Bodegas, tiendas de Comercio, Almacenes, Combentos, Yglesias, y finalmente de quanto hallaron sin que en más de quarenta dias pudiese vecino alguno llamarse dueño de la menor Cosa que tubiese, quedando por consiguiente el mas poderoso reducido a la Nada y Contento si podia alcanzar un pedazo de pan, y esto de mano delos mismos Franceses, siendo al mismo tiempo echo Constante no poder resistirse la furia de aquellos enemigos ni estos reconocer Autoridades sinó en el modo y forma que queria, por lo qual porsi y medio de sus Comisarios han usado de todo a su arbitrio y voluntad, destrozando, aniquilando, destruiendo y quemando Edificios, y arruinando quasi todos sin que apesar de ello hubiese ningun vecino pedido ni reclamado la Menor Cosa contra sus Conciudadanos por haver sido igual su suerte estrañando por ello la pretension del dho Dn Jose Quiroga, por haver sido acaso uno delos que menos han perdido serle Conocida la Desgracias, perdida y xeneral destrozo eynposible el resarcimiento de todos los daños ano hacerse un repartimiento entodo el Rno. por haver sido mas aquel que el valor actual delos Edificios de dha Ciudad… siendo presentes por testigos dn Antº Rodriguez, dn Antonio Gonzalez Barreiro, y dn Juan Vazquez Martinez, Vecinos de esta dha Ciudad, de todo lo qual y conocimiento de los otorgantes yo Essno. doy fee. [Firmado] D. Jacobo Couzeiro, Baltasar Rodriguez [Rúbricas]. Ante mi. [Firmado] Benito Manl. Garcia Perez [Rúbrica]” (Archivo Notarial Coruña. Protocolo 2.808, folio 15, del escribano Benito Manuel García Pérez, del número y ayuntamiento de Betanzos).

    Mal parado quedaba el coronel del Provincial de Betanzos con su actitud insolidaria, si bien la requisa había sido efectuada por un regidor comisionado por la Justicia y Regimiento. En cuanto al texto que presentamos, fue realizado por dos significados personajes de la vida local y testigos de excepción de los sucesos, puesto que don Jacobo Couceiro había sido el primer alcalde constitucional de la ciudad en 1812, y este mismo año el industrial don Baltasar Rodriguez levantaba su fábrica de curtidos en La Magdalena, por lo que nos hallamos ante un testimonio de absoluta solvencia y exclusividad.

    El autor, ante el retrato que del Conde Suvorov pintó Frosté, en el HermitageDos meses después de la presentación de nuestro libro sobre la Ocupación Francesa, y movidos por las ansias de conocer mejor los pormenores sobre el equipamiento y estrategia de las campañas del Ejército Francés, realizamos un viaje a Rusia para conocer la exposición conmemorativa sobre su invasión por las fuerzas napoleónicas, de cuyo éxito ha resultado su permanencia como Museo de la Guerra de 1812, muy cerca de la entrada a la Plaza Roja, donde puede contemplarse la mejor colección universal de piezas pertenecientes al botín de guerra y otras abandonadas en su retirada. Esta muestra la completamos con la visita al museo del Hermitage (San Petersburgo), en cuya Galería de la Guerra se exponen los retratos de los 332 militares que participaron en la lucha contra el francés, y sin duda la sala que más nos ha impresionado de entre todas las que hemos visitado en los museos que conocemos.

    Es una lástima que no dispongamos de un museo sobre la Ocupación de Betanzos por los Franceses, como la única padecida por nuestra ciudad en la Historia, con inclusión del Regimiento Provincial de Betanzos. Un proyecto que hemos planteado a la Delegación de Cultura, con posible ubicación en la Torre de Vilouzás o en su casa de la Calle de los Plateros, vulgarmente conocida como la Casa Gótica, una vez rehabilitada como es deseo general, a cuyo efecto estamos dispuestos a depositar algunas piezas y nuestra colección específica de grabados para engrosar su contenido.

    El 2 de mayo de 1808 es una de las fechas más significativas de la Historia de España, por cuánto sería el pueblo de Madrid quien tomaría las armas para luchar por la Independencia de la Patria (Remitimos a nuestro monográfico Un coruñés en la sublevación del 2 de Mayo de 1808 en Madrid: Don Pedro de Villar y Varela en la revista La Coruña, historia y turismo del año 2011) y heroicidad secundada por el resto de la Nación como se muestra en la crónica inédita que presentamos, con la que rendimos homenaje a todos los héroes de nuestro País y conmemoramos la efemérides.