• Venta de la casa nº 17 de la calle del Alfolí de Betanzos en 1671 (II)

    28 mayo 2021 • Blog

    La casa nº 17 de la calle del Alfolí es la segunda de la derecha. Foto del autor.

    Sobre la ubicación del Alfolí Real o Lonja Grande, pertenencia de los Propios de la Ciudad, es aclaratoria una escritura de arriendo otorgada en el año 1643 en el pazo de Abrigosa, en la feligresía de San Vicente de Vigo, por la que don Lope de Losada Moscoso y Sotomayor, como marido de doña Micaela Baamonde Ribadeneira, le alquila al estañero Antonio do Souto, vecino de Betanzos:

    «… La su casa de la puente bieja de junto la puerta della su çerca que aze fruente al Alfolí Real con sus dos altos y tiendas entradas y salidas y una uerta en la rua noba con sus naranjos…».(Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 366, folio 11, del escribano Antonio Rodríguez Roel, del número de Betanzos).

    Lo que es lo mismo que cercana a la Puerta del Puente Viejo, adosada a la cerca o muralla de la ciudad y frente al Alfolí Real orientado al Norte de la calle de su nombre.

    El ayuntamiento de Betanzos percibía de la Administración General de los Alfolíes del Reino de Galicia, una renta anual de catorce mil maravedís por el alquiler de dicho Alfolí Real o Lonja Grande, según consta en una carta de pago de la Justicia y Regimiento del 23 de marzo de 1648, por  la que:

    «… y otorgaron carta de pago en forma para siempre jamás a Manuel EnRiquez Pereyra Receptor de la sal de los alfolies desta dha ciudad y vecino della de los catorce mil marabedis que le paga a esta dha ciudad la administración por el alquiler de la lonja grande donde se recoje la sal que es Propios della…». (Ibídem. Protocolo 297, folio 51, del escribano Domingo Díaz Hermida, del número y ayuntamiento de Betanzos).

    Transcurridos 27 años, el mismo don Manuel Enriquez Pereira otorgaba en Betanzos, el 12 de noviembre de 1675, una escritura de obligación con unos operarios que contrata para la obra de la casa que esta construyendo inmediata al Alfolí Real del que es receptor:

    «En la ciudad De vetanços a doçe dias del mes de nobienbre de mill y ssºs y setª y cinco años por ante mi ssnº e tºs pareçieron presentes de la una p[ar]te Manoel EnRiquez Pereyra becino de dha ciud, y de la otra domingo da pedreyra y Domingo Carro labradores y Domingo basquez hornero todos beçinos dela dha çiud e Dijeron qe Por quanto ellos estavan conpuestos ajustados conbenidos e igualados con el dho Manoel Enrriquez Pereira en que los dhos domingo da pedreira y domingo Carro le avian de arrancar en el monte que se diçe do Coto frª (feligresía) de santiago de Requian toda la piedra de pissarra (sic) que fuese menester para acavar de açer la cassa que el dho Manoel Enrriquez esta fabricando Junto al alfoli dela puente Vieja de dha çiudad, la qual an de comencar a arrancar el dia diez y ocho Deste Presente mes y darle todo el abasto qe los oficiales  qe trabaxaren en dha obra Ubieren menester de Manera que si desde dho dia diez y ocho del Corriente en adelante dhos ofiçiales dejaren de trabaxar en dha obra por falta de no tenerla arrancada les ayan de dar y pagan los Jornales que se causaren y devieren aver por dha demora y falta y dho manoel enrriquez les a de dar y Pagar por Cada Carro que el carretero o carreteros que la baxaren al rrio de Junto a la puente del priorato de las cascas diez y siete mrs (maravedís) de moneda de vellon y el coste del carretero  o carreteros qe baxaren  dha piedra qeda por cuenta el pagarlo del dho Manoel enrriquez de manera que por qtª delos sobredhos solo queda el arrancar dha piedra a su costa sin qe para ello… tenga obligaçion de darles erramienta ni otra cossa alguna mas que dhos diez y siete mrs pr cada carro, en la conformidad y con las condiçiones que queda dho, y dho domingo basquez a de traer toda la dha piedra que se arrancare y fuere necesaria para dha obra en su dorna u otra enbarcaçion desde dho Rio de Junto a la puente y priorato de las Cascas a las gradas de Junto a dho alfoli y obra que se açe cargarla y descargarla asu costa y mencion… y el dho manoel enRiquez sela a de dar puesta a su costa A la orilla de dho rrio delas Cascas y por cada carro qe Vaxare a dho sitio de dha pedrera le a de dar y pagar a dho domingo bazquez por razon de su condiçion enbarcarla y desenbarcarla diez y ocho mrs en moneda de vellon y todas partes lo quisieron açetar ansi y se obligaron en forma con sus personas y vienes muebles y raiçes avidos y por aver de que cunpliran con todas las condiçiones y calidades qe van referidas y cada uno dellos con lo que queda a su cargo, y dho manoel enrriquez tambien se obligo de que pagara alos dhos domingo da Pedreira y domingo Carro por cada carro de piedra qe arrancaren diez y siete mrs de vellon… y dho manoel enrriquez Pereira por saver firmar lo firmo de su nre (nombre) y por los demas no saver firmar lo firmo un tº (testigo) a su rruego qe lo fueron a ello Presstes (presentes) Por tºs (testigos) don Antº (Antonio) bugueiro de Parga y figueroa, Pedro basquez y pº (Pedro) Rs (Rodríguez) do barreyro todos Vecinos de dha Ciudad, e yo ssnº (escribano) qe dello doi fee y Conosco alos otorgantes…[Firmado]. Manuel Enriquez, como testigo y a ruego Pedro Rodriguez.[Rúbricas]. Paso ante mi.[Firmado]. Francisco Fernandez de Neira.[Rúbrica].» (Ibídem. Protocolo 451, del escribano Francisco Fernández de Neira del número de Betanzos).

    La piedra se tenía que descargar en las gradas utilizadas para la descarga de la sal contiguas al Puente Viejo, y que habían sido reconstruidas por el maestro cantero Juan de la Llana, vecino de La Coruña, a resultas del contrato subscrito con la Justicia y Regimiento de la ciudad de Betanzos, el 4 de octubre de 1634, para la composición de los cuatro puentes de la ciudad, en el que se incluye:

    «… Yten que en la dha Puente [Vieja] a de aderezar y rredificar de nuevo las Gradas donde se descarga la sal de su magd (Majestad) Por estar muy destruida…» (Ibídem. Protocolo 449, folio 157 y siguientes, del escribano Domingo Fandiño del número de La Coruña. Publicado en nuestra opus cit., de Morfología Urbana de Betanzos de los Caballeros, página 154. También en la entrada El antiguo Puente de Las Cascas de Betanzos, de fecha 1º de septiembre de 2014, ampliada el 10 de agosto de 2015, a las que remitimos).

    Según va dicho, el Alfolí Real o Lonja Grande de la sal había sido  fabricado en la Edad Media contiguo al Puente Viejo, con el que lindaba en su costado del Levante, como consecuencia del ordenamiento de Alfonso XI de fecha 28 de abril de 1338, y edificio que aparte de su principal función prestó grandes servicios a la población en momentos críticos, como lo efectuó tras el incendio general del año 1569 «… recogiendo a todos los pobres y peregrinos que a ella venían, que tuvieron que refugiarse en la casa de los Alfolíes de la Sal…» , por la pérdida del Hospital de San Cristóbal, situado en la calle de San Francisco, que sucumbió en la catástrofe (En nuestra Historia Documentada de Betanzos de los Caballeros- Siglos XV y XVI. Fundación Caixa Galicia, 1984, tomo I, página 330).

    Dicho Alfolí Real o Lonja Grande, fue derribado al construirse la carretera al Ferrol por acuerdo de la Corporación municipal en sesión del 26 de mayo de 1852, presidida por don Antonio María Varela Varela y Sarmiento, que obligó a suprimir todos los soportales de las casas situadas al Norte de dicha calle del Alfolí, y con el fin de ampliar su conexión con dicho puente para facilitar el tránsito de carruajes (Remitimos a la entrada D. Antonio María Varela y Varela, último Alcalde Corregidor de Betanzos, del 20 de marzo de 2017). En esta asamblea se da cuenta del oficio de la Junta de Beneficencia por el que «… propone ala corporaºn la cesion del Terreno y restos del Edificio Alfolí… qe bá a ser derribado con motibo de pasar por la Calle dela Ribera en que esta situado la Carretera Provincial del Ferrol, asi como… por si quisiese construhir un muelle tan necesario en esta Poblacion, y pª. cuya Obra ningun punto ecsiste mas á proposito que el que dho edificio Ocupa…» (Archivo Municipal de Betanzos. Caja 25, sin catalogar), propiedad del Hospital de San Antonio, como así se efectuó y muelle del Puente Viejo cuyo reconocimiento le fue encomendado al arquitecto don Faustino Domínguez, y en el que fue situado en nuestros días el monumento dedicado al ilustre brigantino don Antolín Faraldo Asorey.

    Mantenemos que la inclusión de la fotografía realizada por el ilustre artista e historiador brigantino don Francisco Javier Martínez Santiso, publicada en la entrada (I) de esta crónica, y situada en la letra E de los ocho cubos que conforman el nombre de BETANZOS, instalados en la vía pública con motivo de la conmemoración del octavo centenario del traslado poblacional de Betanzos al Castro de Untia (1219-2019), en la que se hizo constar que este inmueble, actual número 17 de la calle Alfolí, se corresponde con el edificio medieval fabricado para Alfolí Real de la Ciudad (Vid. Anuario Brigantino del año 1995, página 34) en realidad lo fue en la E de los errores históricos impropios de figurar en parte alguna, y mucho menos en una presentación oficial de semejante trascendencia.

    El muelle del Puente Viejo en la actualidad, construido en el solar del Alfolí Real o Lonja Grande que había sido fabricado por el Ayuntamiento de Betanzos en el siglo XIV. Foto del autor.

    (Continuará)