• Rogativas por crisis en el siglo XVII

    24 septiembre 2013 • Blog

    En todos los tiempos se sucedieron periodos lluviosos y de sequía; una eventualidad fuera del control de la población que la motivaría a elevar rogativas al Supremo Hacedor en súplica de remedio, bien para serenar el tiempo “pro serenitate temporis”, o para impetrar la lluvia “pro pluvia”, en la constante lucha humana por la supervivencia y contra el furor de los elementos en ambas vertientes.

    En el primer tercio del siglo XVII, se habrían de manifestar estas condiciones adversas con singular magnitud, por sobrevenir y alternarse copiosas lluvias que provocarían la pérdida total de las cosechas, con la consecuente aparición del hambre y otras calamidades públicas de su entorno como la peste, padecidos con tal rigor y aflicción que las gentes llegarían a fallecer de inanición en plena calle, como habría de suceder en algunas localidades gallegas.

    En la sesión municipal del 13 de junio de 1601, celebrada en exclusiva para convocar a los ciudadanos a participar en las rogativas por causa del mal tiempo, en razón a que de continuar prometía la pérdida general de las cosechas, se acordaba:

    “En la cibdad de betanzos y dentro de las casas de rregimto (Regimiento) della a treze dias del mes de Junio de mill y seiscientos y un años hestando En ayuntamto (ayuntamiento) segun costunbre la Justiçia y rregimto della El capptan andres de Salcedo, corregor E justizª en la dha ciudad Por smgt., martin vidal morelle, antonio pita Varela, Rui Sanchez de boado, SJuan (Sanjuan) gzes (Gonzalez), agustin rrs (Rodriguez) de la torre, Lope diaz pineyro, frdo de Sangiao, lzdo Yanes, rregidores y y (sic) alonso Frs pereyra prº (Procurador) general Por ante mi scrvano de numº y concejo se probeyo lo seguiente, que se aga proçesion y se apregone (roto) cofradias (roto)dan con licencia.[Marginado]. En este rregimto se propuso: que avia muchos dias que hazia mal tienpo con el qual se perdian los frutos, y para suplicar a nro Sor se sirba dedar buen tienpo hera necessario hazer procesiones para el dho Efeto, Por tanto mandaron se apregone pucamte (públicamente) a los Vos (vecinos) desta ciudad acudan a ellas y las cofradia enlas dhas procesiones lleben la çera y se alinpien las calles. [Firmas y Rúbricas]. Por ante mi. [Firmado] gomez de baamonde [Rúbrica]” (Archivo Municipal de Betanzos. Caja 3, documento suelto sin catalogar).

    Treinta años más tarde, en una sesión municipal de la primera quincena de octubre de 1633, presidida por Diego de Rojas, Corregidor de la ciudad, y con asistencia de Antonio Pita Varela, Alonso Ares de Guntin, Juan Diaz, Pedro Sánchez Pardo, Alonso Vázquez de Aguiar, Domingo Calviño, Regidores, y Domingo de Cernadas, Procurador General, se tomaba el siguiente acuerdo:

    ” Lto (Libramiento) al sr Calviño por los gastos de las procesiones Son 365 Rs. [Marginado]. En este ayuntamiº dio quenta el Sr regidor Domingo Calvino Como con orden de la ciud havia Puesto lo neçesario Para las proçesiones y nobenarios que se ycieron Por el tienpo Con nra Sra del Camino y nra Sra de la Soledad como se avia echo y acordado Para q nro Sor (Nuestro Señor) fuese servido de dar buen tienpo, en lo qual se avia Gastado trª y una libras de cera q se devian al cerero a seis rs cada libra y trª y ocho Rs de aceite, yncienso, clavos y bremte (bramante) Para las Colgaduras y La limosna… organista y otros (roto) y visto por este ay[untamiento]… montan trecientos [sesenta y cinco reales]… de los quales mandaron (roto) al Sr Regor (Regidor) Calviño Para [pagar] a quien se deven” (Ibídem. Caja 9.084, sin catalogar).

    No podemos presentar más datos de acuerdos intermedios por haber desaparecido la mayoría de los libros de Actas Municipales, aunque de otras fuentes documentales esperamos ofrecerles, próximamente, alguna crónica sobre esta misma materia y época, que reafirman y dan sentido al dicho de que ” El hambre en Galicia entra nadando “.