• Restauración del Cristo de la Ribera

    Presentado en el Ayuntamiento de Betanzos el 05/10/2015

    Betanzos, 5 octubre 2015

    A LA EXCMA. CORPORACIÓN MUNICIPAL DEL AYUNTAMIENTO DE BETANZOS

    Ruego a Uds., que debido a los cambios efectuados en la Puerta del Cristo de la Ribera en su última restauración, y representación del Calvario en el ángulo de la misma, tengan presente las siguientes consideraciones:

    “Se la conoce igualmente, por la citada razón de la costumbre, como“Puerta del Cristo de la Ribera”, que justifica la existencia de un crucifijo situado en un tímpano postizo que corta el arranque de la ojiva sujeta por dos sencillas ménsulas, asimismo presente en todas las puertas de la ciudad desde tiempo inmemorial. La representación del Calvario se dispuso mediante un bastidor para cubrir el arranque de la ojiva, que previamente se había ocultado en 1727 al efectuar la reforma de su casa el platero Manuel de Araujo, que afectó al conjunto de la puerta, sin contar con el preceptivo permiso de la Justicia y Regimiento, y espacio que le sería aforado por el mismo ayuntamiento el 8 de julio de 1728 (Véase nuestro trabajo específico en el programa oficial de fiestas patronales de 1983).

    Se cubrió entonces el frontón, a manera de tímpano, con el susodicho bastidor dividido por cuatro barrotes, coronados con sendos capiteles jónicos, en los que figuran labrados en relieve los atributos de la Pasión del Señor, que sirven para enmarcar cinco escenas policromadas, dos a cada lado con el cielo estrellado, y el del centro también decorado sobre madera, con la representación de la ciudad santa de Jerusalén con sus torres, el sol y la luna, simbolizando el principio y el fin. Enfrente de esta escena central sería situado el Santísimo Cristo sobre una tarima que finalizaba en una barandilla con sus balaustres y barandales, a modo de los populares balcones del entorno, que lo protegía cual antepecho de la velonera utilizada por los oferentes para situar las candelas.

    Con el paso de los años, y habida cuenta de que su deterioro iba en aumento, el ayuntamiento acordó proceder a su restauración en el mes de octubre de 2014, siendo alcalde don José Ramón García Vázquez. El trabajo le fue encomendado a la restauradora doña Ana María del Río Correa, siendo reinstalado en su lugar, en cumplimiento de la cuarta y última fase del contrato, el 19 de mayo de 2015. En esta última actuación desapareció el cielo estrellado de los cuadros laterales, y el antepecho con la barandilla, por lo que a nuestro humilde entender no se han tenido en cuenta las consideraciones que en materia de restauración previene el ICROA, y la corriente de especialistas que, a la hora de realizar una restauración, asumen el principio de no sumar ni restar elemento alguno a la obra de arte a su cargo, sino mantener y preservar los existentes del monumento que se pretende conservar”. (Parte del texto de mi obra Morfología Urbana, intramuros, en elaboración).

    Lo que pongo en su conocimiento a los efectos oportunos, quedando a su disposición atto., y s.s.

    [Rubricado y sellado]