• Prevenciones con caminantes y peregrinos frente al contagio de la peste en 1601

    12 octubre 2018 • Blog

    Traslado de un apestado. Dibujo de Antonio Palla, 1985.Sobre los efectos de la peste y los padecimientos de la población de Betanzos y sus Mariñas nos hemos referido en nuestra obra “La peste de 1598 en Betanzos de los Caballeros- Ciento y un días de angustia y desolación” (Ayuntamiento de Betanzos 1998), en el trabajo La peste de 1769 en las Mariñas de Betanzos comunicación presentada en el XLII Congreso Nacional de Cronistas Oficiales celebrado en Burgos del 23 al 25 de septiembre de 2016 (Libro de actas páginas 433 a 444) y en otros artículos publicados en distintos medios de comunicación, en los que se hace patente la aflicción generada por el contagio de tan temible plaga.

    En el año 1601, cuando todavía se estaban mitigando las consecuencias de la pasada peste de 1598, la Real Audiencia del Reino de Galicia notifica al corregidor de la ciudad de Betanzos una provisión por la que pone en su conocimiento un nuevo e inminente peligro de contagio, y ordena a sus autoridades que se tomen las oportunas medidas para impedir que afecte a sus ciudadanos. Este terrible despacho se pone de inmediato en conocimiento de la Justicia y Regimiento, mediante una Junta o sesión en la que se toman los acuerdos o mandatos preceptivos y  cuya acta fue redactada en la siguiente guisa:

    “En la ciudad de betanzos y dentro de las cas(as) de rregimº a seis dias del mes de Junio de mil y seiscientos y un años hestando en ayuntamº segun costunbre La Justª y rregimº della andres de Salçedo corregdor e Justª en ella martin vidal morelle, antonio pita Vª (Varela), Juº gs (González), agustin Rºs (Rodríguez) dela toRe (Torre), lope diaz piñeiro, frdº (Fernando) de Sangiao y brdº (Bernardo) yanes (Yañez) rregidores y alº (Alonso) fres (Fernández) prº (Procurador) general della y ante mi scrivano de numº (número) y consejo (concejo) se probeyo lo seguiente:

    Eneste rregimº su md (merced) El corregdor traxo un tdº (traslado) de una proviºn (provisión) librada por los senores gobernador y Oidores deste Reino de gª (Galicia) y auto en ella inserto En que mandaban se pusiesen guardas En esta çiudad por causa de la peste (entre renglones, por causa de la peste) Las quales guardasen de las partes y lugares en la dha rreal provisºn declaradas y ansi (nota al margen del documento: que se ponga guardas por causa de la peste conforme manda la audiª) se leyó, y visto Porel ayuntamtº dixeron que mandaban y hordenaban que luego se pongan guardas en las partes y lugares acostumbradas desta çiudad y en ellas tabla y memoria de los lugares de que se manda guardar, y atento questa çiudad tiene los arrabales fuera delos muros y no hes posible poderle guardar que las gentes y caminantes y Peligrinos por Ellos no anden ni pasen por Evitar que los que vienen de las partes que ansi se manda guardar no entren en los dhos aRabales y casas que en ellos hordenaron y mandaron se apregone pucª (pública) mte (mente) por hesta çiudad y en los dhos aRabales que los Vºs (vecinos) de que en ellos biben no acoxan en sus casas ni traten con persona alguna que bengan de las dhas ptes (partes) proibidas en la dha Real provisºn ni los mesoneros les den posada so pena de cien azotes y de seis mill mrs (maravedís) para la camara de smgt (Su Majestad), y los que acogieren sea con testimonio de las ptes (partes) donde bienen el ql (cual) trayan y manden a las guardas para que lo bean y declaren si puede entrar o no y aguardar emplaze luego El ayuntamtº, (nota al margen del documento: libranza alº fres delo q pago al alabardero) y atengo que alº fres prº general a pagado a Xpbªl (Cristóbal) galindo alabardero que traxo la rreal proviºn por la ocupaçion dello ocho Reales como se le mandava pagar…”. (Archivo Municipal de Betanzos. Actas Capitulares, caja 3, sin catalogar).

    El documento antecedente es un fiel reflejo de las cautelas que adoptaban las autoridades del Reino para controlar el avance de la epidemia y medidas sujetas a severos castigos por incumplimiento, con especial hincapié en los caminantes y peregrinos como posibles portadores de la pestífera epidemia, máxime al hacer tránsito por dicha capital los romeros que utilizaban las rutas jacobeas procedentes de Ferrol-Neda, conocido como Camino Inglés, y del Camino Francés que discurría por Oviedo, Ribadeo y Villalba en dirección al Santuario de Nuestra Señora del Camino de Betanzos, en donde confluían para proseguir el itinerario hasta Compostela, según hemos publicado en nuestra guía de Betanzos de los Caballeros y sus Mariñas (Editorial Everest 1984) y hace veinticinco años en el programa oficial de fiestas patronales en honor de San Roque, patrono tutelar de la ciudad (Betanzos, encrucijada de rutas jacobeas“, 1993, consultable en esta web).