• VIII Centenario de la Fundación de la ciudad de Betanzos

    Ochocientos aniversario de Betanzos: Monumento privativo en honor de Alfonso IX ante la pasividad pública

    13 febrero 2019 • Blog

    Sepulcro del Rey Alfonso IX en la Catedral de Santiago. Publicado en nuestra guía Everest de Betanzos en 1984.

    El día 3 de marzo de 2017 presentamos en el registro del Concejo un escrito dirigido a la Corporación Municipal del Exmo. Ayuntamiento de Betanzos, con una serie de propuestas para la conmemoración del VIII centenario de la segunda fundación de Betanzos“, entrada consultable en esta web, es decir del otorgamiento del privilegio rodado para el traslado poblacional expedido por el Rey Alfonso IX en Valencia de Don Juan el 13 de febrero de 1219, sobre el que hemos tratado en varias ocasiones desde que lo hemos localizado en el Archivo Histórico Nacional el 27 de octubre de 1983, y vuelto a publicar en esta misma página días pasados.

    El segundo de los apartados de que consta dicha exposición, hace referencia a la sugestiva conveniencia de levantar una efigie del Rey Alfonso IX en nuestra ciudad, en agradecimiento y:

    “… estimación por haber accedido al ruego de los habitantes para mudarse a un lugar más apropósito para su emplazamiento como lo fue el Castro de Untia, concesión de plaza de Realengo, demarcación territorial, Fueros para su autonomía y organización municipal, además de escudo y pendón, rollo y picota, amén de terrenos de propios y otras franquicias, que constituyeron la base de su consolidación, progreso y desarrollo…”.

    Según habíamos planteado anteriormente en escrito del 22 de octubre de 1992, en un informe sobre la Plaza Mayor o de la Constitución, entre otros, y que movió el ánimo de las autoridades de entonces a encargar un proyecto al escultor don Miguel Couto “… materializado en dos maquetas de bronce (o resina) de relevante consecución que sería el momento de seleccionar para llevar a la práctica…”, que se conservan en algún despacho municipal como simple adorno, e intento que quedó en el olvido por la heterodoxia de los sucesivos gobiernos municipales.

    La escultura de Alfonso IX en el taller del escultor Anxo Cousillas.

    El Rey Alfonso IX de León y Galicia era hijo de Fernando II y de Urraca de Portugal, y ostentó la corona desde el 21 de enero de 1188 hasta el 24 de septiembre de 1230 por su fallecimiento en Sarria, cuando iba de visita al Apóstol Santiago para agradecer su ayuda en la Reconquista y fue enterrado en la Catedral de Santiago al lado de su padre en el Panteón Real. Había nacido en Zamora el 15 de agosto de 1171, y casó con doña Teresa de Portugal en 1191, con la que tuvo a don Fernando, fallecido en temprana edad, y a las infantas doña Sancha y doña Dulce. De su segundo matrimonio con la reina doña Berenguela de Castilla celebrado en 1197, tuvo al infante don Fernando, futuro Fernando III “El Santo” Rey de Castilla y León, por anulación eclesiástica del primer enlace y nulidad que asimismo afectaría a este último.

    En el año 1188, en que fue proclamado Rey de León y Galicia por fallecimiento de Fernando II el 22 de enero del mismo año, convocaba desde León una Curia Regia con la participación de representantes de las ciudades y del pueblo, considerada la primera Junta parlamentaria continental. Estas Cortes han sido las primeras Asambleas con carácter democrático de Europa y especialmente reunidas para debatir los intereses del Estado, como bien quedó documentado en el catálogo de la magna exposición Alfonso IX y su época – Pro Utilitate Regni Mei (La Coruña 2008), celebrada en razón del ochocientos aniversario de su traslado desde El Burgo en el edificio Quiosco Alfonso.

    Merced a dicho privilegio el asentamiento de Betanzos quedó convertido en un enclave dependiente del Rey, sin ningún otro género de vasallaje al igual que La Coruña (Véase nuestro trabajo La Repoblación de La Coruña y las Ordenanzas de los Sastres, publicado en la revista La Coruña, Historia y Turismo del 1º de agosto de 2008, consultable en esta web), a diferencia del resto de Galicia que estaba sujeta a los designios, caprichos y poder de los señores feudales y del clero.

    Todo el que profundice en la labor desarrollada por este Monarca, vencedor en todas cuantas campañas bélicas tuvo intervención, con la implantación de la Universidad de Salamanca, su apoyo a favor de la construcción de la Catedral de Santiago y la conquista de plazas a los musulmanes como llevó a feliz término en Extremadura, entre otros lugares, amén de la consolidación del Reino y defensa de sus libertades, como asimismo la preocupación por los derechos y medio de vida de sus súbditos, de cuyo interés el pueblo adquirió la regalía de voz y voto, entenderá la afección y estima hacia el Rey Alfonso IX de León y Galicia que compartimos con otros muchos cronistas, historiadores, investigadores, conocedores y amantes de la Historia de nuestra Tierra y País.

    Habida cuenta que las conmemoraciones que actualmente se organizan carecen de la impronta que un monumento proporciona, que a la par de exaltación y amueblado de los espacios públicos genera gran atracción e interés turístico en los recintos declarados Conjunto Histórico Artístico, como la ciudad de Betanzos desde el 31 de diciembre de 1970, dedicándose únicamente a la exaltación efímera para la simple congratulación del pueblo mediante desahogados eventos populares de persuasión y consabido valimiento, y generalmente desprovistos de carácter tradicional, me animaron a que este acontecimiento histórico no quedase sin una expresión artística dedicada al fundador del actual Betanzos, en consecuente actuación refutatoria con nuestra Corporación Municipal al desestimar aquella propuesta.

    Fue así como encargué a mi buen amigo el reconocido escultor gallego Anxo Cousillas la realización de una escultura, en granito silvestre de Parga, que representara al Rey Alfonso IX para situar en el lugar más destacado del jardín de nuestra casa, como homenaje a tan significado monarca que fue a fin de cuentas quien estableció los cimientos de nuestro devenir histórico. El pasado viernes día 8 del corriente se procedió a la instalación y si Dios lo quiere será descubierta hoy día 13 de febrero de 2019 antes del almuerzo, para brindar y disfrutar en unión de nuestra familia y amigos de tan ilustre compañía mientras el Todopoderoso lo permita.

    ¡ Loor y gloria para tan aguerrido, firme y generoso Monarca, cuya grandeza hoy conmemoramos !

    El escultor y el cronista con la escultura en el lugar definitivo.