• O servir a San Roque o perder la vecindad

    Publicado en Betanzos e a súa Comarca el 01/08/2000. Contraportada.

    En la primavera de 1789 era comentario general en la ciudad la negativa del licenciado Don Francisco Núñez de Rilo y Varela de asumir la mayordomía de San Roque.

    Una cuestión muy delicada por atentar contra la tradición e inmemorial costumbre de servir al Patrono con la organización de los actos y de los festejos que todos los años se celebran en su honor.

    En la sesión municipal del 28 de mayo de 1789, presidida por Don Antonio González Alameda, Corregidor de la ciudad, Don Diego Rivera, Don Vicente Antonio Roldán, Don José Vañales de Bourbon, Don Antonio Vicente de Quiroga, regidores, Don Domingo Antonio Vázquez, uno de los diputados del Común, Don Nicolás Martínez, Procurador General y Don Vicente Ignacio Martínez de San Miguel, Procurador Personero, se da cuenta de la situación y se decide:

    “teniendo presente la ynmemorial Costumbre corroborada con repetidos acuerdos del Ayuntamiento, Concejo auierto del publico y estados eclesiásticos regular y secular para la anual fiesta del Glorioso Tutelar San Roque, y que el expresado Don Francisco de Rilo por su notoria avitacion en este Pueblo, con Estudio auierto de Abogado, fue ya nombrado Personero del Comun por los representantes de el, para el año de setezientos ochenta y quatro, en el que con igual enpeño de sustraerse de las Funciones de vezino, lo rresistio en recurso al Real Acuerdo, que quedó yndeziso, Acordó por todo ello… que le precive al desempeño de esta obligacion, y en defecto se le prive absolutamente la continuacion de estudio auierto y de los mas fueros y regalías de tal vezino, Así lo acordaron”.

    Los escribanos del ayuntamiento se encargan de preparar los testimonios que habrán de unirse a las diligencias, entre ellos destaca el siguiente:

    “Certificamos a donde convenga que el Licenciado Don Francisco Núñez de Rilo y Varela, Abogado de la Real Audiencia de este Reino, tiene en esta dicha Ciudad su Estudio auierto con Libreria en que ejerce su facultad, y despacha en los Pleitos y Causas del Corregimiento de la propia Ciudad, y en la que avita mucho tiempo de todas las semanas, a exceptción de que esté ausente, ó en la Casa que tiene en la feligresia de San Pedro de Oza, segun asi ademas hes publico y notorio”.

    Los mismos acumulan otras pruebas para conseguir que cumpla con la mayordomía de San Roque, cuya obligatoriedad no era tan factible de ejecución, como lo era el cargo de Procurador Personero, de ahí que las acciones se centren sobre este último puesto, como un chantaje para ejercer el primero. Entre los documentos que conforman el litigio (Archivo del Reino de Galicia. Legajo 8.942-8), presentaron el siguiente:

    “Ygualmente Certificamos que por tener eligido este dicha Muy Noble y Muy Leal Ciudad y su Comun de todos Estados por su Patrono tutelar el Glorioso San Roque, y echo Boto de inmemorial tiempo de hazerle en su dia funcion todos los años, a este efecto se haze Escrutinio de los que pueden Servir de sus Maiordomos entre los Señores Regidores Posecionados de tales, qual viban en la propia Ciudad y su Prouincia qual fuera de ella, Comprendiendo asimismo a todos los Nobles, Abogados, escribanos Numerarios y Reales y a otros tenidos por exsentos, Uniendoles la ciudad a dos Juntos por año, y sorteandoles despues para sauerse los en que les corresponde ser tales Maiordomos a cuio fin los entra en Cantaro y fenezido uno se hace otro, como se practicó en el año proximo pasado de ochenta y ocho, en el qual segun dicha orden tocó la SUERTE para ser tales Mayordomos de dicho Glorioso Santo en el presente, al rreferido Don Francisco de Rilo, y a Don Francisco Julián San Martín que a este lo Admitió, y aquel lo rreusó y rreusa, fundado en que su Casa de morada y estudio formal la tiene en dicha feligresía de San Pedro de Oza como Parroquia de su oriundez y lexitima vecindad… Betanzos a zinco días del mes de Junio de mil setezientos ochenta y nueve [Firmado]. José Roque Montenegro, Pedro Antonio Couzeiro de Andrade. [Rúbricas]”.

    Por su parte, Don Francisco Núñez de Rilo y Varela, presenta una serie de certificaciones acreditativas de que cumple con sus deberes de vecindad en Oza. El Juez de la jurisdicción de Oza, Don Manuel Sánchez Vaamonde, recoge la información y todos coinciden en afirmar que:

    “Reside en esta misma feligresía y no en otra parte alguna con Doña María de Lamas, su muger natural de la Ciudad de Betanzos, a distancia de esta Parroquia una Legua, con hijos y cuatro criados de labranza, por medio de los quales… cultiba y manipula un crecido granxeo de tierras labradias viñedo, hortalizas y otros fundos o tierras segun lo acía Don Juan Núñez de Rilo su difunto padre…”.

    De todas estas certificaciones dio fé el escribano Don Andrés Pérez Mosquera, en Santa María de la Rigueira, el 6 de junio de 1789.