• Miño homenajea a su párroco, don Manuel Castiñeira Picallo

    2 agosto 2015 • Blog

    Una imagen del templo durante la Eucaristía. Foto Élite, Miño.El pasado domingo día 12 de julio, se rindió un multitudinario y caluroso homenaje a don Manuel Domingo Castiñeira Picallo, cura y rector de la parroquia de Santa María de Miño, al que se sumaron numerosos feligreses de las demarcaciones en las que había ejercido su ministerio pastoral hasta 1979, con el fin de participar en la celebración de sus Bodas de Oro Sacerdotales.

    Los actos dieron comienzo a las 12:30 horas en la iglesia parroquial de la citada localidad mariñana, con una Misa solemne en la que don Manuel concelebró con don Antonio Varela Grueiro, de O Grove; don José Ramón Cascón Raposo, de Pontedeume; don Celestino Fernández Carro, de Castro-Bañobre y don Gustavo Molina Gómez, de Centroña, cantada por la Coral y la Rondalla de la Sociedad O Castro de Miño, que interpretó los diferentes cánticos litúrgicos con sumo acierto y maestría, y actuación muy celebrada por el numeroso público que abarrotaba el templo. Durante el alzado hubo repique de campanas y se dispararon las bombas de palenque de rigor. Disculparon su ausencia, en razón a las ocupaciones propias de su ministerio, don Santiago Pérez González, párroco de Betanzos; don Mario Cotelo Felipe, de Paderne y don Antonio García Lasheras, de Ares.

    En el sitial del presbiterio y lateral de la Epístola se encontraban los representantes de la Asociación Parroquial organizadora del acto, don Manuel Montero Anido, presidente; don Emilio Taracido Varela, vicepresidente; don Francisco José Rodríguez Cortés, tesorero, y doña María Isabel Castiñeira Anido, vocal. En sendos costados del crucero estaba situada la familia del homenajeado, y en la primera fila de la nave, lado del Evangelio, la representación del ayuntamiento de Miño en las personas del ex-alcalde don Jesús Veiga Sabín, y de don Manuel Vázquez Faraldo, actuales líderes de la oposición; don Julio Iglesias Redondo, alcalde de Ares (municipio de donde es originario el homenajeado), don César Longo Queijo, alcalde de Paderne; don Carlos Vázquez Quintián, alcalde de Vilarmaior; don Alberto Cortizas, teniente de alcalde de Monfero, y don Miguel Castro García, comandante de puesto de la Guardia Civil de Miño. En el lado de la Epístola, se encontraban los representantes de la Junta Parroquial formada en 1982 para la restauración y ampliación del templo, don Francisco García García, don Carlos Couto Franco y don Alberto López Vázquez, además del cronista oficial que suscribe. Para todos ellos, además de recordar a otros colaboradores de la parroquia fallecidos y de los participantes en la Santa Misa, tuvo agradecidas palabras durante la monición, sin olvidar a don Agustín López García, conocido cronista gráfico natural de este municipio, residente en La Coruña, presente en todo acontecimiento local digno de ser grabado, que se hallaba en ejercicio de su loable afición para dejar constancia de la efemérides.

    D. Manuel descubre la placa colocada en su honor. Foto Élite, Miño.Al término de la celebración eucarística, el presidente de la Asociación Parroquial se dirigió a los presentes para invitarles a participar en el acto de descubrimiento de una placa conmemorativa en la fachada de la iglesia. Una vez que don Manuel Castiñeira deslizó la bandera gallega que cubría la lápida, un cuarteto de gaitas perteneciente a la agrupación folclórica de la Sociedad O Castro interpretó magistralmente el himno gallego, coreado por los asistentes, y una vez finalizado se dirigió al público con unas palabras de agradecimiento, celebrando la época, añadió, en que puede escucharse esta composición sin las prohibiciones que, en otros tiempos, imperaban en el seminario compostelano amén de excluirse su interpretación de los espacios públicos.

    Seguidamente, a las 14:oo horas, tuvo lugar un multitudinario almuerzo en la Casa Savi, situada en plena playa de Perbes, al abrigo de una carpa elegantemente decorada con trepadoras selváticas, hortensias y flores del país, en la que se acomodaron más de trescientas personas, a quienes la organización obsequió con un folleto dedicado a la biografía, destinos eclesiásticos, felicitaciones y recuerdos del homenajeado, magníficamente diseñado e ilustrado a todo color, que llamó poderosamente la atención y fue recibido con especial estima por todos los comensales. En la mesa presidencial, situada sobre una tarima y bajo una enorme y artística colgadura elaborada ad hoc, se sentaron los sacerdotes, los dirigentes de la Asociación Parroquial, don Ricardo Sánchez, alcalde de Miño y el que esto escribe. Tras el brindis ofrecido por el Sr. Montero Anido, se le hizo entrega de numerosos obsequios que agradeció de todo corazón, y que merecieron respectivos y efusivos aplausos de la concurrencia.

    Enhorabuena a los organizadores por su puntual acierto en la realización de los actos, todos ellos de alto nivel, que por su singularidad y carácter permiten calificar de histórica tan entrañable jornada, a la par de refrendar la enorme gratitud manifestada por la comunidad a don Manuel Domingo Castiñeira Picallo “…por su fecunda labor pastoral, su testimonio y entrega”, según han dispuesto en la inscripción cincelada sobre piedra en su honor y que ha sido adosada a la fachada principal de la iglesia ad aeternam hominum memoriam.