• Miño: El Almacén, fabricado por catalanes en el siglo XVIII (II)

    31 octubre 2016 • Blog

    El Almacén a la derecha de la foto y marineros faenando en la Ribeira de MiñoTras el fallecimiento del areñense don Pedro Galcerán Finet en 1799, El Almacén continúa en manos de su yerno Ramón de Horta quien mantiene la actividad pesquera mediante una Jábega de su propiedad, en la que se precisaba de unos trece a dieciséis hombres para trabajar en la costera de la sardina, entre el 1º de septiembre y el 1º de enero, y embarcación de procedencia mediterránea que sustituyó a las Dornas y Lanchas y por tanto vino a modificar las faenas de redar tradicionales, como por ejemplo las sacadas, el cerco, el xeito y las rapetas o traínas. Sobre la tipología de lanchas de pesca utilizadas en Miño remitimos a la obra “Las embarcaciones tradicionales de Galicia”, de la autoría del profesor sueco y amigo Staffan Mörling (Consellería de Pesca, 1984, pág., 88).

    La Jábega o Jabiga, era un barco que podía alcanzar hasta 14 metros de eslora, y como dos y medio de manga, desde el que se calaba o echaba la red de cerco que se recogía mediante tiro desde la costa. La red medía algo mas de cien brazas de largo, y contaba con un copo central con dos bandas laterales y sus correspondientes cabos por los que tirar de ella.

    La tripulación la contrata entre los matriculados de la zona y en particular de los puertos de Miño y de San Pantaleón das Viñas, como vamos a ver:

    “En la frª de Santa Maria de Miño a veinte y tres dias del mes de Febrº de mil y ochocientos: Por ante mi essno de S.M. y testigos Ramon de Huerta (es Horta) de esta vecindad de la una parte, y de la otra Fernando Perez desta misma Parroquia vecinos, y Digeron Que mediante dho Ramon tiene una Jabiga, Lancha Cala y mas suficiente, en aquella bia forma y manª. de drcº. el mencionado Ramon de Huerta se obliga… de dar y entregar al rrecordado Fernando Perez y comª una Jabiga con su Lancha y Cala suficiente que en su poder esiste, con la condicion de que se le ha de dar, y entregar la tercera parte del ymporte dela sardina qe. produzga, y mas pescado de dho aparejo Cuia contribucion sera segun ba pactado, y con arreglo ala costumbre que se usa en esta Ria de Junqueras, y con la de qe toda la sardina y mas pescado qe muera se le ha de conducir al otorgte a este Armacen de Miño, o a la villa de Ares, dos rrs menos en millar, y en precio menos delo qe balga tres dias antes del en qe muera sin omision alguna con cuia condicion le Hace dha entrega; Que enterado dho Fernando Perez Dijo que por lo que ba Capitulado y a nre de Pasqual Varª; Juan da Rivª. Antonio Garcia, Juan do Baliño, Pedro da Rivª, Antonio Leiro, Ylario Perez, Antonio Grueiro, Angel de Bergantiños, Juan Diaz, Antonio Grª. de esta Vecindad, y Crecencio de Anido, Andres de Anido, Paulino Martinez, Juan Vazquez y Pasqual Varela, se obligan por si y dho Perez a nre. de los qe aqui ablan a cunplir con lo capitulado, con adbertencia de que en caso no lo execute convente ser apremiado; y dho Fernando Perez pacta con sus conpañeros que aqui ablan en que cada uno ha de satisfacer con su lancha o Bote segn. lo tenga, que actualmente lo hacen actualmte El Crecencio de Anido Un Bote, el Pasqual Varª otro Bote; Antonio Garcia una Lancha e Ylario Perez con su dorna a todo lo que se ofrezca desde principio a postre de la Costera de dha sardina, a que como unos y otros sean matriculados se sujetan a las Justicias de su fuero… [Firmado] Fernando Perez, Diego Vazquez, Pedro da Riveira, Angel de Bergantiños, Antonio Grueiro, Ylario Perez, Crezencio de Anido. Como testigo y a ruego Pedro Casal. Alleme presente Dionisio Lorenzo, Fui testigo Juan do Casal [Rúbricas]. Ante mi. [Firmado] Andres Francisco de Anido [Rúbrica].” (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 2.946, folio 15, del escribano Andrés Francisco de Anido, de San Pantaleón das Viñas).

    Cinco meses después, el sobredicho Fernando Pérez formalizaba otra escritura de compañía con las mismas características, debido a cambios en la tripulación, en la manera siguiente:

    “Essrª de concordia y compª otorgada pr Ferndo Perez y otros a Ramon de Huerta 5 de Julio. [Encabezamiento].

    En la Fra. de san Pantaleon das Viñas a cinco dias del mes de Julio, año de mill y ochocientos; Por ante mi essnº de Su Magd., y testos (testigos) Fernando Perez vecino dela Parroquia y Puerto de Santa Maria de Miño, Patron, y Armador de una Jabiga, de la una parte, y de la otra Diego Vazquez, Pedro da Ribeira, Antonio Grueiro, Angel de Bergantiños, Ylario Perez y Crecencio de Anido, todos vecinos dela Parroquia de Santa Maria de Miño ya rreferida, a escepcion del Crecencio qe lo es de esta, y estos ultimos qe hacen por lo que les toca y a nombre de Pedro do Casal, Josef da Ribª, Pasqual Varela, Juan Diaz, Antonio Garcia, Andrés de Anido, Paulino Martinez, Juan Vazquez, Juan da Ribeira y Antonio de Leiro, todos marineros matriculados y Dixeron El Fernando que se alla y tiene una Jabiga con su Lancha, Caja y mas Aparejos a ella concernientes para pescar, y hacer acopio de Sardina. Y mediante por si mismo no puede gobernarla, a efecto de consiguir dho acopio de Sardina, y mas qe se ofrezca, desde luego en aquella bia forma, y manera qe haia lugar de drco (derecho), se obliga con su persona y vienes presentes y futuros habidos y pr haber de poner y dar suficiente la significada Jabiga con su Lancha Cala y mas necesarios a los dhos Diego Vazquez, Pedro da Ribeira, y mas que aqui ablan en toda la costera del preste (presente) año, con la Condicion de qe se le ha de dar y entregar la tercera parte de dha sardina y mas pescado qe en ella muera o su ymporte la qual contribucion sea y se entienda con arreglo a la Costumbre que se obserba en esta Ria de Junqueras, y que admas de ello ha de concurrir cada uno delos expresados y que entren en compañia con su Lancha, Bote o Dorna, desde principio a postre dela tal Costera… Dixeron se obligaban y obligan mancomunadamente con su persona y vienes de Cumplir con lo que ba capitulado… y a ello se allaron presenciales por testigos Vicente da Rivª, Manuel Lopez da Maceira y Bentura Rico de esta vecindad, de todo lo qual y conocimiento de los otorgtes de ello doy fee. [Firmado] Fernando Perez, Diego Vazquez, Pedro da Riveira, Angel de Bergantiños, Antonio Grueyro, Crecencio de Anido, Ylario Perez [Rúbricas]. Ante mi. [Firmado] Andrés Francisco de Anido [Rúbrica].” (Ibídem. folio 39).

    Volvemos a insistir que la Ría de Junqueras o Junqueiras se corresponde con la Ría de Betanzos, y nada tiene que ver con la Ría de Ares si no es que hermanadas sus aguas discurren hasta pasar La Marola, aunque en la antigüedad todos los puertos de ambas rías estaban sujetos a la jurisdicción de Betanzos hasta la isla o peña mencionada, y cofradía de pescadores de esta última ciudad a la que tenían que satisfacer piñoras o aranceles, como todavía se estilaba en el último tercio del siglo XVII. El 27 de octubre de 1675, se reclamaba esta contribución a “… los mareantes de Las Villas de puentes deume, ares, Redes, ferol (Ferrol), grana (La Graña), mugardos y puerto de fontan, Miño y otras ptes (partes) en racon de Las Pinoras que hestaban deviendo Los marineros y Vcos (Vecinos) de Cada uno de Dichos puertos…” (Ibídem. Protocolo 628, folio 68, del escribano Esteban Rodríguez de Presedo del número de Betanzos). Es por tanto errónea la aplicación del señor Meijide Pardo, y de otros autores que lo secundan, en su pretensión de compartir la denominación.

    Cualquier investigador que se precie debe documentar sus trabajos para ofrecer testimonios fidedignos, pero no tergiversar sus datos como ardid para cambiar su verdadero sentido, y como ejemplo sirva que la Justicia y Regimiento de la ciudad de Betanzos otorgaba poderes, el 19 de julio de 1654, a don Gregorio de Verea y Aguiar y a don Pedro de Lago Lanzós, procuradores de la Real Audiencia del Reino de Galicia, para salvaguardar y defender los derechos que le asisten en la pesca en la Ría de Betanzos ante la oposición de los mareantes de La Coruña, en razón a que:

    “…Por averse metido a ynpidir la pesca de todo genero En la Ria del pedrido y Donde dizen El esteyro qe llaman de Viela, que por los mareantes de dha ciud de Betºs (Betanzos) y vzos (vecinos) Particulares della acostunbran dende ynmemorial Tpº (tiempo) a pescar y Rapetar y armar con sus redes, apropiando pª si [los marineros de La Coruña] Siendo todos los Juncales y Ria y Jurisdicion de la pte (parte) de todo el coto de Bregdo (Bergondo) como de la otra parte Souto san pantaleon, y Ria y Foz de Junqueiras de dicha ciud de Betºs…” (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 303, folio 180, del escribano Domingo Díaz Hermida del número de Betanzos).

    Lo dejaban bien claro y por supuesto los mareantes de Betanzos no tuvieron problema alguno para mantener sus privilegios con toda su vigencia.

    Algo semejante acontece con el ancestral país de las MariñasTierra de las Mariñas con su capital Betanzos, también conocidas como Las Mariñas de Betanzos, que por falta de raciocinio de los responsables de la Excma. Diputación Provincial de La Coruña, con la complicidad de dos diputados de esta antigua demarcación, se han venido en llamar Mariñas coruñesas, sin fundamento histórico alguno y en un claro ejercicio de apropiación de identidad propio de la incultura político-cultural de sus promotores. Al igual que se ha efectuado a la hora de reinventar la división comarcal, como si tradicionalmente no hubiese existido y se pudiesen distribuir las antiguas demarcaciones al antojo de los caciques políticos de turno. En más de cincuenta años de investigación en los archivos nacionales y extranjeros, jamás pasó por nuestros manos un sólo documento que cite, señale o se refiera a tales Mariñas coruñesas, y tampoco en el del Colegio Notarial ni del Reino de Galicia de La Coruña se encontrará escritura alguna con testimonio de semejante engendro.

    Bien es sabido que La Coruña esta asentada en las Tierras de Faro (arciprestazgo de Faro: La Coruña, Culleredo y Arteixo), y colindante con el país o Tierra de las Mariñas cuya indiscutible capital es Betanzos, según se reconoce históricamente y hemos señalado. Al certificarse la propiedad de los freyres en tierras de las Mariñas, se les vino en llamar Mariñas dos freyres o de los Frades (Temple), en la porción de sus bienes raíces en este territorio. De la misma manera sucedió con las propiedades de los condes en la misma demarcación de las Mariñas, que fueron conocidas como Mariñas dos Condes (Traba, Andrade, Lemos, Marqués de Monterrey, Sarria, etc.). Al igual que habría de manifestarse con las tierras del arciprestazgo de Nendos, que en continuidad con la tónica imperante serían conocidas como Mariñas de Nendos. Todas ellas pertenecientes a Las Mariñas de Betanzos, no coruñesas.

    A todo esto, es de destacar que las autoridades locales se hayan inhibido en este asunto, como de tantos otros de nuestro patrimonio cultural inmaterial e histórico artístico-monumental según viene siendo habitual, y han consentido que con el nombre de As Mariñas coruñesas y Terras do Mandeo, fuese declarado reserva de la biosfera el 28 de mayo de 2013. Próximamente publicaremos un documentado trabajo sobre la realidad histórica de Las Mariñas de Betanzos, y que dejará bien claro lo absurdo de aquella denominación.

    A nadie puede extrañar que ante las situaciones que preocupan a nuestros representantes en la Diputación Provincial, se incremente cada día el número de ciudadanos que propugnen la desaparición de estos organismos decimonónicos, mantenidos con el aporte de todos con escasa o nula pericia en favor de la comunidad, máxime al comprobar que se dedican a desarticular los fundamentos históricos y la concepción original de sus comarcas naturales, en favor de intereses localistas minoritarios.

    El que esto escribe es natural de Betanzos de los Caballeros y en consecuencia con todo orgullo Betanceiro y Mariñán, de Las Mariñas de Betanzos, de cuya legitimidad nadie tiene derecho a apropiarse como entidad geográfico-político-cultural heredada de nuestros ancestros, y nexo del pasado con el presente a través del territorio y de la identidad propios. Una vez más el tópico coruñés les hace honra porque “La Coruña rabuña”, y lo peor es que se les consienta.