• Defensa gratuita para los presos pobres de la cárcel

    3 noviembre 2012 • Blog

    Confesiones en la cárcel, de Francisco de GoyaEn momentos de tribulación como los que estamos atravesando, y puesta en tela de juicio la efectividad de la Justicia, según se desprende de algunas de sus deliberaciones en dependencia con la calidad de la persona hacia quien se ejerce, sin faltar la novedad del incremento de las costas judiciales, que llegan a dificultar el acceso a las defensas de oficio de los menesterosos, nos ha llamado poderosamente la atención el nombramiento por parte del corregidor de Betanzos de un procurador para atender los casos de los presos pobres de la cárcel pública, con el fin de remediar su indefensión.

    El humanitario y poco común escrito, fue redactado en la manera siguiente:

    “En la ciud de vetanços a seis di dias (sic) del mes de agosto de mill y seis cientos y ttª (treinta) y dos anos ante mi scrivano S mmd (Su merced) el sr cappan (capitan) diego de rrojas Corregor e Justª en ella por su magd dijo que por quanto en la carzel publica della ay muchos pressos pobres de solenidad a cuya caussa por no averen quien les defenda y ayude padeszen mucho dettimento y para que tenga rremedio y aya quien les defenda y pida lo que les conbiniere S mmd dijo que dende luego nonbrava y nonbro por procurador de dhos pobres pª que siga las Causas de los que lo fueren, antº de pinº procurador del numº della y otrosi ansimisº le nonbra por tasador de los dros (derechos) que hubieren de cobrar todos los ofiçiales dela audencia de S mmd el qual dho nonbramiº le açe por el tienpo que fuere tal corregor e por rrazon de su travajo le da y nonbra de selario en cada un ano quatro mill mrs (maravedis) de que s mmd protesta açelle pago de gastos de Justzª al qual mando a mi scrivº se lo notefique lo açepte pena de quatro mill mrs en que S mmd dende luego le condena no lo açiendo y açeptando y ansi lo proveyo mdo (mandó) e firmo. [Firmado] Diego de Rojas [Rúbrica]. Passo ante mi. [Firmado] Alonso Lopez Ballo [Rúbrica].”. (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 109, de Betanzos).

    El mismo día, en cumplimiento del mandato del corregidor, el escribano le comunicaba al procurador Antonio de Piñeiro su designación, quien “…dijo lo aceptava y protesto del Usar…”.

    Según se ha visto, el corregidor cumplía con el juramento de protección a los más indefensos y necesitados, como requisito fundamental para representar a la Corona, como su delegado gubernativo, en una ciudad de realengo.