• Cuestionado el derecho de Betanzos a celebrar Ferias Francas en 1600

    27 octubre 2018 • Blog

    “…Y cuando no pagan de las mercaderías alcabala, se llaman ferias francas…” (Covarrubias, Tesoro de la lengua Castellana o Española, Madrid 1611, en vocablo Feria).

    La arraigada costumbre de celebrar ferias el primero de cada mes en Betanzos se debió al privilegio de concesión otorgado por don Sancho IV “el Bravo”, Rey de Castilla y León entre 1284 y 1295, confirmado por su hijo Fernando IV “el Emplazado” en Valladolid el 8 de febrero de 1303 y por otros sus sucesores. En cuánto a la Feria Franca, le fue concedida esta merced por el Rey Enrique IV, en Cuéllar el 3 de julio de 1467, dos años después de haberle concedido el título de ciudad, confirmado por la Reina doña Isabel el 9 de mayo de 1475  y refrendado con su marido don Fernando, “Los Reyes Católicos”, al efectuarlo de todos sus privilegios en Valladolid el 12 de abril de 1475 (en nuestra obra Historia Documentada de Betanzos de los Caballeros – Siglos XV y XVI, tomo I, página 87. Fundación CaixaGalicia 1984).

    Tras el fallecimiento de Felipe II  “el Rey Prudente” en el monasterio de El Escorial el 13 de septiembre de 1598, ascendió al trono su hijo Felipe III “el Piadoso”, fruto de su cuarto matrimonio con doña Ana de Austria, quien dos años después comisionaba a través del Consejo de Castilla al escribano Pedro de Briones, con el fin de apremiar a la ciudad de Betanzos y averiguar si había implantado de nuevo ferias y mercados francos sin autorización Real. De inmediato la Justicia y Regimiento se reúne en Ayuntamiento para poner en conocimiento dicha novedad a la Corporación Municipal, en esta guisa:

    “En la ciubdad de betanzos A (sic) y dentro de las casas de rregimtº della A nuebe dias del mes de Otubre de mill y seiscientos anos hestando En ayuntamtº segun costunbre La Justzª y Regimtº della El bre (bachiller) penaranda Thenie (Teniente) de corrgºr (corregidor) y Justzª en la dha ciubdad por sumgt (Su Majestad) Don Juan de Lanzos y andrad, martin vidal morelle, antonio pita Vª (Varela), fdo (Fernando) de Sangiao, Lope diaz pineiro (Piñeiro), brdº (Bernardo) yanes (Yañez), agustin rrs (Rodríguez) dela torre, rregidores y gregº (Gregorio) de zernadas prº (Procurador) general della Por ante mi scnº (escribano) del nurº (número) y concejo: Probeyeron lo seguiente.

    de como se cometio a los rregidores lope diaz y prº general hiciesen las diligªs enel negocio a que venia pedro de briones.[Marginado].

    En este ayuntamtº se propuso que oy dho dia les avia rrequerido pedro de briones scrivano con Una comiºn ael cometida del rrey nro sºr para que averiguase si hesta ciubdad de nuebo avia entruducido ciertas ferias y mercados francos sin tener prebilegio ni comisºn para Ello de su mgt de que contrebenia contra lo dispuesto por leyes de sus rreynos y alli nas (además) he ansi noteficase y mandase se apregonase que aqui adelante no se usase de las dhas ferias francas y otras cosas, y visto por el ayuntamtº las provisiones rreales las obedescieron con el devido acatamtº y ansi protestaron cerca dello Responder La causa y Razon que La ciudad tiene para hazer las dhas ferias y mercados francos y se comete para Ello al Regºr lope diaz pineyro y al procurador general alos quales y a cada uno dellos cometieron agan las diligencias q. conbengan. [Firmado] Penaranda, Don Juº de Lanzos y de Andrade, Martin Vidal Morelle, Antonio Pita Varela, Agustin Rodriguez de la Torre, Fernando de Sanxiao, Bernardo Yañez, Lope Diaz Piñeiro, Gregorio de Cernadas [Rúbricas]. Paso Ante mi. [Firmado] Gomez de Baamonde [Rúbrica].”. (Archivo Municipal de Betanzos. Caja 2, sin catalogar).

    No resulta difícil imaginar la primera medida adoptada por dichos comisionados, simplemente abrir el archivo para consultar el libro de los privilegios respectivos y ante ellos demostrar al enviado por la Real Hacienda, en nombre de la Corona, su derecho a celebrar las ferias y mercados francos por concesión de los monarcas sus antecesores.

    Se retoma el asunto cuatro días después e igualmente en Junta de la Justicia y Regimiento, en la que se trató de ventilar la incertidumbre de la Corte en los siguientes términos:

    “…En este rregimtº se propuso que a hesta ciubdad avia Venido pedro de briones con comision de su magt (Majestad) como el rregimtº pasado se dize aberiguar que ferias y mercados francos se hazian en la dha ciubdad y quien los avia entruducido [Marginado: selario que pedio pedro de briones] y mandado se hiciese y los quitase para que no se hiciesen de aqui adelante y hesto a costa de culpados Lo qual El dho pedro debriones avia hecho y allara y aberiguara que La feria franca y ferias de primero de cada mes y mercadillo de Juebes se hazian por facultad rreal y prebilegios q para Ello los senores rreis pasados le avian hecho md (merced) y desde hestonces aca hacian las dhas ferias y hestaban enla posesºn dello inmemorial y todo visto por el dho pedro de briones diese auto Razon dello que quedaba signdo (signado) del sobredho con el trdº (traslado) de sus comisiones que Esebieron En ayuntamtº para la guarda dela dha ciubdad y Pediera le pagaren su selarios que avia de aver conforme alas dhas sus comisiones con la escriptura que enlas dhas aberiguaçiones hiciera Conprotestacion q hazia de les conpeler a Ello. (tachado: Y visto por el ayuntamtº) y no lo cunpliendo El dho pedro de briones les mdº (mandó) q dasen presos enlas casas de ayuntamtº y dellas no salgan sopena de cinqtª mill mrs (maravedís) para la camara de su magd y con protestacion q hacia dethenidose enla dha prision hir a sus casas y sacar les bienes benderlos y Rematarlos hasta rreal mte (realmente) se hacer pago lo qul (cual) yo scrivano les notefique y que la quantidad que an de pagar de ocupacion hida y buelta y hescriptura son cinquenta ducsº (ducados), y visto por el ayuntamº dixeron q lo berian y se Resolverian en ello. no vala Ardº do dise y visto por el ayuntamtº. [Firmado] Pedro de Briones [Rúbrica]. Paso ante mi. [Firmado] Gomez de Baamonde [Rúbrica].

    … Y visto por la dha Justª y ayuntamiº y Don Juan de Lanzos y Andrade que a heste ayuntamtº vino y se allo dixeron que Por rredemir bexaciones y gastos hordenaron se lediese al dho pedro briones libranza de los dhos cinquenta ducados en los propios desta ciubdad y mayordomo della Atento questa causa hes negocio dela ciudad vºs (vecinos) y comun della…”. (Ibídem).

    Según se ha podido observar, el comisionado no podía ser más coercitivo a la hora de cobrar sus desmesurados emolumentos valiéndose de la autorización Real, nada menos que ordenando la prisión de las autoridades locales en las Reales Casas Consistoriales bajo pena de incumplimiento de cincuenta mil maravedís y la expropiación y subasta de sus bienes hasta cubrir los cincuenta ducados por los gastos de viajes, residencia y emisión de escritura pública.

    Dichas ferias francas se celebraron ininterrumpidamente durante el Antiguo Régimen, si bien en el último tercio del siglo XVIII habían perdido la capacidad e importancia de los siglos pasados de manera que paulatinamente fue disminuyendo la influencia económica que habían generado hasta entonces, en razón al descenso de la concurrencia de gentes venidas desde diferentes puntos del reino e incluso del extranjero para realizar transacciones en ellas, y en especial por la implantación en la ciudad de tiendas y comercios de todo género con carácter permanente. Una merma que habría de modificar el carácter de la Feria Franca que tenía lugar durante todo el mes de noviembre para convertirse en un evento de ámbito comarcal y a lo sumo provincial. Tal fue su decadencia que a mediados del siglo XVIII la concurrencia se limitaba al día primero, el once y el treinta de noviembre, es decir coincidente con fechas de gran relevancia como lo eran los días de Todos los Santos y del apóstol San Andrés, por cuya razón siempre estuvo presente en el pensamiento de los habitantes de Las Mariñas de Betanzos el proverbio que dice “Dichoso el mes que empieza por Todos los Santos y termina por San Andrés”, y de gran celebridad para el comercio local como periodo de recuperación de sus finanzas (remitimos a nuestro trabajo Las ferias y mercados de Betanzos, publicado en Untia I, boletín del Seminario de Estudiso Mariñanes, el 17 de mayo de 1985, págs., 17 a 30, consultable en esta web).

    A esta situación se había llegado en razón a las medidas adoptadas por la Hacienda Real con la renovación del “Encabezado”, y reformas emprendidas por su secretario don Pedro López de Lerena en 1785 que afectaron sensiblemente a las ferias y mercados que gozaban de franquicia. Más adelante serían las Cortes de Cádiz, por acuerdo del 1º de marzo de 1812, las que dispusieron la concesión de ferias y mercados sin exención de derechos para todos los lugares que lo solicitaran, con lógico perjuicio para las existentes. Y como colofón la abolición de los gremios aprobada en el año 1834 con la liberalización del comercio interior, y en cuyas manos había estado el manejo de las ferias y mercados durante el Antiguo Régimen.