• Composición de las compañías de milicias de Betanzos en el siglo XVI

    Publicado en Betanzos e a súa Comarca el 01/11/2003. Página 30.

    La ronda nocturna, de Rembrandt (detalle)Con anterioridad ya nos hemos ocupado de las tres compañías de milicias existentes en la ciudad de Betanzos y su jurisdicción en el siglo XVI, y de su participación en la defensa de La Coruña ante los ataques de las armadas inglesa (1589) y holandesa (1599), entre otras gloriosas intervenciones y alardes, si bien hasta la fecha no se haya tratado sobre su organización.

    Al frente de cada compañía se encontraba un capitán, cuyo nombramiento dependía del Gobernador y Capitán General del Reino de Galicia, auxiliado por un alférez en cuyo poder se encontraban la bandera y los tambores, un sargento que, entre otras funciones, se encargaba del control de los alardes y reseñas, y un mínimo de cuatro cabos, en dependencia del número de hombres, obligados al adiestramiento de los escuadrones pertenecientes a su distrito, bajo la supervisión del sargento.

    En cuanto al número de milicianos, seguimos el apronto y existencias de armas de la compañía de Juan García da Becerra, cuya composición nos aproxima a la realidad de su distrito y, por extensión, al conjunto de la ciudad y su jurisdicción, en el que, textualmente, puede leerse:

    “Relacion de las armas que son necesarias para la compañía de Juan Garcia da Bezerra aquí en Betanços y su destrito, segun el Repartimiento que Su Magestad y el Señor rregente mandó hazer en su nombre, que son las siguientes. Las quales dichas armas se Repartieron según la calidad y cantidad que cada uno thenía e dexado aparte las armas que se hallaron segun la dicha cantidad de cada uno tener y seren suyas Propias:

    Arcabuzes Es nesçesario para la compañía de Juan García da Bezerra veynte arcabuzes porque abra otros casi tantos 20
    Ballestas Asimesmo son menester setenta y cinco ballestas por que ay casi otras veynte en la mesma compañía 75
    Picas Tanbien son nesçesarias ciento y veynte y quatro picas que según la pobreza de los a quien se repartieron no fue posible mas y abra otras veynte que serbiran 124
    Arcabuzes Ballestas Picas
    20 75 124

    Por manera que sumando todas las armas que son menester para la dicha compañía las que arriba tengo dichas y en fee dello lo firmo de mi nonbre en Betanzos al 3 de Diciembre 1579. [Firmado] Juan García da Bezerra [Rúbrica].” (A.M.B. Actas Municipales. Caja 2. Archivado como perteneciente a 1599).

    Según los datos antecedentes, esta compañía dispondría de 269 milicianos con armamento y, de contar con semejante número la otra compañía del casco de la ciudad, sumarían 544 hombres que, unidos a la tercera compañía formada con vecinos de la jurisdicción Real, se obtendría un total de 814 milicianos, cantidad cercana al total de varones pecheros no eximidos de la época, sin contar a los mandos, tambores, etc.

    Al fallecer este capitán en 1590, le sucede en el mando su hijo Rodrigo de la Becerra y, como la bandera de su difunto padre quedara en el “rebate de la Coruña… toda rrota” (1589), le encarga al sastre Gregorio Ares de Paz, vecino de Betanzos, la confección de una nueva en tejido de tafetán y más “Reberdes”, quien:

    “de su mandado hiço la bandera que tiene en su conpania la qual sabe la hiço a costa suya y el testigo lo sabe porque la hiço con sus ofiçiales y el dicho capitan bezerra les dava de comer a heste testigo y a quatro oficiales a su propia costa y le pagó la hechura della…” (Archivo del Reino de Galicia. Legajo 26.196-41).

    La estrecha colaboración de la Ciudad con las milicias se observa muy especialmente en una escritura formalizada el 13 de agosto de 1596 ante el escribano de Betanzos Juan Pérez Álvarez, por la cual:

    “Jacome Colmelo de Sebil capitan de la gente de tierra de las Mariñas y Juan Fernandez de rrio su sarjento, E dixeron que para el servicio de su Magestad e defensa del enemigo ynglés y su armada de que se esperaba benir y ser su entrada por las partes de la dicha marina donde hera Capitan, tenía necesidad de armas para algunos soldados y su conpanía e porque en esta çiudad se avían recogido por el ayuntamiento della una quantidad de arcabuces y picas para armar a las personas que toviesen necesitad… abía pedido y rrequerido al rregidor Agustin Rodriguez de la Torre, a cuyo cargo estava el disponer dellas, le diese seys arcabuçes y veintiseis picas… el qual dicho rregidor dixo que por ser notorio… se recelaba la entrada del enemigo se las quería dar.. y luego dió y entregó ante mi escribano y testigos desta carta los dichos diezeseys arcabuçes con sus frascos y frasquillos y moldes de balas y beinteyseis picas… [Firmado] Jacome Colmelo de Sebil, Juan Fernandez, Martin Vidal Morelle [Rúbricas]. Pasó ante mi. [Firmado] Juan Perez Alvarez [Rúbrica].” (A.M.B. Caja 3.099).

    También figura en el documento la intervención del regidor Martín Vidal Morelle como fiador de los receptores, comprometidos a devolver las armas “con sus aparejos o el balor y quantía de maravedís que por ellas se mandaran pagar”. Una transacción de amplios alcances, entre otras razones por la denotada solidaridad siempre mantenida por la ciudad de Betanzos con el resto del Reino y, en especial, por tratarse de un destacado allegado, pues es sabido que el capitán Colmelo habitaba en el pazo de Moruxo, del que era su señor, y distinguido en la defensa del entorno de la Ría de Betanzos durante el ataque inglés a La Coruña en 1589.