• Boato para Nuestra Señora del Camino en 1700

    4 septiembre 2017 • Blog

    Desde el momento de la erección de la capilla de la Virgen de los Remedios y a partir del 9 de octubre de 1601 fecha de finalización de las obras de construcción del Santuario de Nuestra Señora del Camino de Betanzos, raro es el testamento en el que no figure algún donativo para su fábrica y cofradía, bien en efectivo o en bienes raíces, misas de sufragio, donaciones de alhajas y ricas prendas para decoro de la imagen y exaltación del culto, entre otras maneras de agradecer su milagrosa intercesión, de ahí la gran afluencia de devotos que desde entonces y distintos lugares de España y del extranjero se acercan a su ermita en solicitud de algún beneficio.

    En ocasiones extremas o de incapacidad de algún fervoroso devoto para poder peregrinar y acudir en romería a tan exclusivo templo mariano,  disponía que acudiese otra persona en su nombre para cumplir con su ofrecimiento, como lo efectuaba Andrés de Niebla vecino de San Vincenzo de Moruxo en Fiobre, a la hora de otorgar sus últimas voluntades por ante el escribano Pedro Ares de Guntín, del número de Betanzos y vecino de San Pantaleón das Viñas, el 2 de julio de 1632, entre cuyas mandas testamentarias dispuso:

    “…Iten mando baya por mi una persona en rromeria a Nuestra Señora del Camino de junto a Vetanços y agan se me diga alli en su santa casa una misa rreçada por mi intençion y se pague a la persona que fuere por su trabajo…” (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 230, página 236).

    Es decir en el arrabal de la Puente Vieja junto o a par de Betanzos.

    Un caso excepcional en favor del boato a la advocación de la Virgen del Camino o de Los Remedios de Betanzos, tiene lugar en el interior de su iglesia el 5 de enero de 1700 por parte de los dueños y señores de las Casas de Saavedra, Rivadeneira y del pazo de Mariñán con sus respectivas jurisdicciones, de manera que don Antonio José de Oca Cadórniga y Ribadeneira vecino de San Salvador de Bergondo, dice que por el testamento de su padre don Diego de Oca Ribadeneira dejó todo el ajuar del pazo de esta feligresía a su mujer y madre doña Xerónima Juana de Cadorniga, con la facultad de poder vender algunas alhajas con que poder dar estado a las dos hijas que de el fincaron y para que pudiesen tomar el de Relixión conforme a su calidad se habían concertado en la manera siguiente:

    “…el que de dhas alajas sse yçiese venta de la colgadura brocateles que avia quedado… y entre su madre y el dho otorgante avian conferençiado en que por ser alaxa decente para el servicio y culto dibino… y por entre todas servir a nuestra Ssª del Camino y su Santuario tan solamente querian que de todo el coste que pudia tener dha Colgaduria se les diese satisfazion para la ocasion referida del coste de cada bara de dhos brocateles a precio de veinte y dos Rs, que de los aforros anssi de los paños de dha colgadura, flecos, zenefas y rodapie de una cama del mismo xenero solo se contentavan con dhos dos ducados de cada bara de dhos brocateles anssi de dha colgadura de lo mas q ba referido y del tafetan que tiene en los lienços de una Colgadura de dha cama que entra con la colgadura referida y los demas afoRos de lienços llego fabrica Portes y mas costes que tubieron dha Colgadura servian por su devoçion a dha yglessia de nuestra SSa del Camino y a su cofradia en cuia conformidad dixo q desde aora pª todo tpº de siempre jamas por si y dha su madre… y por los mas sus hermanos ixos y herederos… bendio… al Licdo Dn Bartolome Lopez Cura y Rector de nuestra ssª del Camino…”. (Ibídem. Protocolo 930, folio 1, del escribano Domingo de Cernadas y Marzoa del número de Betanzos).

    Es decir que tras el fallecimiento de don Diego los entregaron al santuario para ser utilizados por su devoción, y llegada la hora de dar estado a sus dos hijas se los venden a bajo precio para que continúen al servicio de la Virgen.

    El señalado don Antonio José de Oca Cadórniga y Rivadeneira casó con doña Francisca Violante de Ulloa y Castro, con la que procreó entre otros hijos a don Diego de Oca Cadórniga y Rivadeneira, quien se casó el 5 de junio de 1734 con doña Jacinta de Navia Osorio Arango y Montenegro, de cuyo matrimonio entre otros hijos tuvieron a doña Joaquina Josefa de Oca y Navia, que se unió en matrimonio con don Benito Fernando Correa de Sotomayor, IV Marqués de Mos, Vizconde de Pegullal, Gentilhombre de Cámara de S.M., y Coronel del Regimiento Provincial de Betanzos, para el que vendió en un tercio de su valor su Palacio de la calle del Alfolí para destinarlo a su acuartelamiento, conocido como Cuartel de Milicias, por escritura del 26 de enero de 1804 que pasó ante el escribano Ramón M. Mosquera y Varela del número de Betanzos (Véase nuestro trabajo Reedificación del Cuartel de Milicias de Betanzos en 1818 publicado en nuestra web el 16 de agosto de 2017).

    Celebramos que el infundado y por tanto improcedente desvío del Camino Inglés a Santiago por el lugar de la Porcariza, en la feligresía de San Martín de Tiobre, que había sido desviado según parece por iniciativa del gobierno municipal de Betanzos ante la Gerencia de los Caminos de Santiago de la Xunta de Galicia, haya sido corregido este verano con el cambio de la señalización oficial (Vieira esculpida en Mojón de granito y pintada en amarillo sobre fondo azul) y que se recuperara el primitivo itinerario por el antiguo Camino Real que de Betanzos discurre hacia Pontedeume y Ferrol, lindante con la ermita de Nuestra Señora del Camino o de los Remedios, sin duda el más importante y significativo santuario de esta Ruta Jacobea en el que converge en su frontis con el Camino Francés procedente de Oviedo, exclusiva encrucijada de sendos derroteros hacia Compostela, a cuya festividad y celebración el 8 de septiembre de cada año se suman los peregrinos que lo siguen, a pesar de que no dispongan como antaño del hospicio u hospital que regentaba la cofradía de Nuestra Señora donde descansar de sus fatigas, aunque sí puedan disfrutar de la fuente en la que refrescarse y apagar la sed para proseguir su andadura.

    Por el contrario se mantiene el otro letrero del cruce de la Porcariza,  que difiere el sano intento por cuanto señala con una flecha el camino a seguir para el albergue de peregrinos de Betanzos  ¿Qué interés tendrán para que no se siga el Camino originario por el Santuario?